Prevención de la victimización secundaria

Sappiens Community in English >
 
Inicio | Qué es Sappiens | Contactanos | Hazte SappiensArea Privada Sappiens  |  Publica en Sappiens

Estás aquí: Sappiens > Psicología > Artículos Perfil de miembro: Visitante



Google
 
Web Sappiens.com

Subscríbete a la Newsletter Sappiens!

Materia:    Psicología clínica

Título:    Prevención de la victimización secundaria

Autor:    Vega Funes Martínez

Email:    mfunes@psicologoalicante.com

Fecha publicación:    16/2/2006


La victimización primaria es una consecuencia derivada de un delito. La persona siente que son vulnerados sus derechos como persona. Esta persona es la víctima directa y cómo tal para serlo asume el rol de víctima. Los efectos psicológicos son adversos en la mayoría de los casos y entre ellos se pueden destacar la indefensión, la tristeza, rabia, miedos,...Por supuesto que habrá víctimas que no padezcan trastornos porque habrán hecho una relectura positiva.

Estas personas se verán satisfechas de haberse librado de un mal mayor o bien habrán sentido liberación cuando cogían al delincuente por poner un ejemplo o quizá habrán pensado que no han perdido nada de importancia.

La victimización secundaria es la respuesta que da el sistema a una víctima, respuesta que la hace de nuevo revivir su papel de víctima. Esta vez no es sólo víctima de un delito, si no de la incomprensión del sistema. La persona recibe un trato inadecuado e injusto y hasta se la podrá acusar de responsable en el delito, de habérselo inventado. Este trato injusto se suele dar en la práctica policial, judicial o en cualquier instancia que trabaje con la víctima.

Muchas veces se produce porque se tergiversa la voluntad de la víctima y su responsabilidad. Por poner un ejemplo: ?La mujer maltratada se lo ha buscado y todo se debe a que andaba provocando. Otro ejemplo: ?Ya víctima de acoso, qué va?si esa se inventa tonterías?.

En este segundo caso, la víctima se ve atacada y revive su papel de víctima con el añadido que se el daño se da por parte de las instancias de las que ella espera ayuda y respeto. Pensando que uno es vulnerable tras el delito, con este tipo de respuesta o trato se genera una mayor indefensión. La persona se puede llegar a sentir culpable por el ataque directo. Puede llegar a desarrollar diversos trastornos como el agravamiento de un posible trastorno de estrés postraumático.

Este fenómeno es interesante porque existe la creencia popular de que si uno se siente culpable es que algo de ello hay, y se lo ha buscado. Retomando un viejo refrán ?cuando el río suena es que agua lleva?. Muchas víctimas son preguntadas de tal forma que empiezan a pensar que son responsables directas de la comisión del delito.

Pondré un ejemplo muy claro, supongamos que se coge un polígrafo para preguntar (prueba no admitida en España) a la víctima. Ella está ansiosa y da una respuesta que el aparato señala como ansiosa. Muchos pueden creer que lo que indica es su culpabilidad.

Ciertamente el aparato capta respuestas como la conductancia de la piel, la tasa cardiaca,?pero esas respuestas son típicas de la ansiedad. Uno puede estar nervioso simplemente pensando que los demás piensan que es culpable o porque él que pregunta tiene una forma muy agresiva de hacerlo, o porque es una situación de la que están pendientes muchas personas?razones hay miles y ante una situación en la que hay mucho en juego lo más corriente es sentirse nervioso.

En cambio imaginemos que se hace está prueba a un psicópata, que sabe que el aparato no detecta la verdad o falsedad. Esta persona puede burlar a la máquina porque no está ansiosa y no cree en el aparato.

En derecho se habla de víctimas propiciatorias, queriendo destacar que el papel desempeñado por la víctima es fundamental o muy importante en la comisión de dicho derecho. El ejemplo más conocido es el del timo. La víctima quiere obtener una ventaja por ejemplo de una persona que hace de retrasada y la víctima es la que acaba engañada. Muchos no denuncian por esa razón, porque saben que si hubieran podido ellos serían los que habrían vulnerado el derecho de otras personas más débiles.

A veces la víctima puede ser una persona descuidada por poner otro ejemplo, y llevar la cartera en un bolsillo al alcance de una persona diestra en la sustracción, o dejar un coche sin cerrar. En estos casos la víctima sí tiene un cierto papel, pero tampoco es culpable y es importante recordarlo.

Existe una historia muy conocida entre estudiantes sobre una mujer que es matada por un loco tras haber visitado a un amante. Hay varios personajes y ella ha recurrido a todos para evitar ser asesinada. Esta lectura que fue publicada en una revista de modas y es un clásico de estudio en recursos humanos y en criminología. Según los valores sociales y de cada persona se designará como responsable a la mujer, el loco, el marido, el barquero o el amante.

Volviendo al tema que nos ocupa, la victimización secundaria se puede prevenir con un trato adecuado y el asesoramiento correspondiente de las instancias que van a tener contacto con la víctima. Imaginemos que una mujer ha sido violada, pensemos que tiene que ser reconocida por un médico forense que es varón y qué además es poco sensible a la situación que ella está viviendo. Es muy posible que le surjan los nuevos temores.

Esta misma mujer habrá pasado un interrogatorio que deberá ser realizado por mujeres y con mucho tacto si queremos que sufra lo menos posible. Imaginemos que el abogado de la defensa la tacha de conducta indecorosa, de ser una mujer liberal,?esta mujer es posible que sufra un gran impacto.

Otro caso que se empieza a generalizar es el del careo víctima y delincuente en el juicio. La víctima se verá expuesta a una persona que la ha hecho daño, recordará el suceso y lo revivirá de nuevo. A la víctima se la está provocando una nueva situación de estrés y ansiedad a la que no tendría que enfrentarse. Es fácil que empiecen de nuevo los miedos, las pesadillas, revivirá la escena como si fuera una película,? La solución es muy sencilla: Esto se puede eliminar con un sistema de cámara de espejos o a través de video conferencia o una terapia muy específica, pero esta segunda medida no es recomendable a priori.

En el ejemplo de la mujer violada, el asesoramiento psicológico, un cuidado en el tratamiento de la información por parte de la prensa, una empatía por parte del personal que la atiende así como los conocimientos básicos en los problemas específicos que se deriven facilitarán que el cuadro presentado por el shock no se vea potenciado.

La victimización secundaria se puede prevenir y esto es lo que se debe intentar para no llegar a situaciones de injusticia reales.

Vega Funes Martínez




   Cursos destacados (Publicidad)
· Master en prevención de riesgos laborales
· Gestión y creación de PYMES
· Técnico en Construcción
· Mantenimiento Industrial
· Instalador Electricista
· Graduado en ESO
· Acceso a la Universidad
· Fontanería y Electricidad
· Auxiliar de geriatría
· Experto en Ofimática
· Experto Técnico Inmobiliario
· Electrónica y Microelectrónica
· Fontanería
· Enología
· Francés
· Alemán
· Inglés


Google
 
Web Sappiens.com
 
Inicio | Qué es Sappiens | Contactanos | Hazte SappiensArea Privada Sappiens  |  Publica en Sappiens
 
© 1999 - 2007. Sappiens.com. La Comunidad del Conocimiento