El estructuralismo, el funcionalismo y su método

Sappiens Community in English >
 
Inicio | Qué es Sappiens | Contactanos | Hazte SappiensArea Privada Sappiens  |  Publica en Sappiens

Estás aquí: Sappiens > Filosofía > Artículos Perfil de miembro: Visitante



Google
 
Web Sappiens.com

Subscríbete a la Newsletter Sappiens!

Materia:    Epistemología

Título:    El estructuralismo, el funcionalismo y su método

Autor:    Alfredo Lugo González

Fecha publicación:    17/01/2003


El estructuralismo

El estructuralismo representa hoy una corriente de pensamiento muy vasta, variada y un poco difusa. No obstante indica cierta unidad y continuidad mínima, más fácil de describir como fenómeno cultural que de definir en términos sistemáticos. Esta corriente se origina en los nuevos conceptos lingüísticos de Ferdinand de Saussure. "La nueva ciencia separa al objeto lingüístico del hombre mismo para estudiarlo rigurosamente a la manera de las ciencias naturales y aún de las ciencias exactas, como un objeto propio dotado de una estructura interna cuyas leyes profundas pertenecen al dominio del inconsciente" (1).

El segundo principio del estructuralismo sostiene que la lengua es un sistema de relaciones internas entre los signos que tiene un orden propio, cuyos elementos no se definen en sí mismos o en forma aislada, sino sólo por sus relaciones internas recíprocas. El nuevo método ha engendrado novedosos desarrollos en el campo de otras ciencias humanas, como la antropología estructural de Lévi-Strauss, el psicoanálisis estructural de Lacan, la psicología de Piaget, la epistemología de Foucault y las mitologías de Barthes, quien con Jakobson han fundado una teoría estructural de la literatura.

El pensamiento estructuralista se inscribe dentro del holismo: el reconocimiento de que un todo no es la suma de sus partes sino una totalidad regida por relaciones internas que constituyen una estructura. Estructura puede ser la disposición de un todo en partes y la solidaridad con que se condicionan; un orden de entidades: totalidad, transformación y autorregulación; un sistema en donde una modificación de un elemento implica la de los demás. El estructuralismo toma lo real, lo descompone y luego vuelve a recomponerlo.

Los principios fundamentales del estructuralismo son: Descubre detrás de las cosas una unidad que no podía revelar la descripción de los hechos. Cambia de nivel de observación y considera más acá de los hechos empíricos las relaciones que los unen. Señala que estas relaciones son más sencillas y mejor inteligibles que las cosas entre las que se establecen.

Reintegra al hombre a la naturaleza. Es decididamente teleológico. Devolvió a su lugar a la finalidad y la volvió de nuevo respetable. Admite gustoso que las ideas que formula en términos psicológicos pueden ser aproximaciones a verdades orgánicas y físicas.

Consigue reconciliar lo sensible con lo inteligible, lo cualitativo con lo geométrico y deja entrever un orden natural como un amplio campo semántico donde la existencia de cada elemento condiciona la de todos los demás.

Todas las manifestaciones de la vida social son representaciones o proyecciones de leyes universales que regulan las actividades inconscientes de la mente humana. Significa esto que es posible descubrir rasgos estables y constantes y sus principios organizativos de toda la realidad social. "Cualquier entidad de la realidad humana es un sistema, o sea, una totalidad constituida por fenómenos relacionados e interdependientes, en la cual el todo posee una prioridad lógica sobre las partes que la constituyen" (2).

Un elemento no se comprende cabalmente en forma aislada o independiente, sino refiriéndolo a la configuración total, lo cual otorga al estudio de las relaciones entre los fenómenos mayor importancia que al estudio de los fenómenos mismos. "La estructura persiste aunque varíen sus componentes; se modifica si se alteran las relaciones entre sus componentes" (3).

El conocimiento se traduce transformando el material crudo del conocimiento abstracto en un producto acabado de conocimiento concreto mediante un modo de producción de conocimiento. El conocimiento abstracto está compuesto de abstracciones elaboradas que pueden provenir de cualquier fuente, aun la ideología.

El modo de producción del conocimiento concreto consiste en un conjunto estructurado de conceptos que definen problemas desde la perspectiva de la confrontación entre hechos y el mismo conjunto de conceptos abstractos. El conocimiento y la realidad son dos esferas separadas. Aquél busca apropiarse de la realidad, pero la realidad misma no constituye el objeto de conocimiento. El conocimiento posee su propio objeto interno: la práctica, que no puede confundírsele con un objeto real. "La ciencia está exenta de todos los valores, excepto de los propios internos, por lo que la ideología es una antítesis de la ciencia" (4).

Un sistema teórico es un conjunto de conceptos generales que se relacionan entre sí, que dependen unos de otros de manera lógica y que son susceptibles de averiguación empírica. En los elementos conceptuales está el armazón de referencias, es decir, la estructura de categorías en la que el trabajo científico empieza a tomar forma. Luego la estructura de los sistemas en sí. Los fenómenos significativamente interrelacionados, los que forman un sistema, se vinculan entre ellos de manera intrínseca en el plano estructural. La estructura es el aspecto estático del sistema.

Desde el punto de vista estructural, un sistema se compone de unidades, es decir, de subsistemas que pueden existir independientemente, y de sus relaciones estructurales reciprocas. Hay que vincular estas categorías estructurales estáticas y sus enunciados de hechos particulares, con los elementos dinámicamente variables del sistema. Aquí entra el concepto de función. Las funciones consisten en establecer los hechos necesarios y en preparar el cuadro para la solución de los problemas de análisis dinámico. Sería un sistema estructural-funcional. El término funcional es teleológico por inherencia.

"El estructuralismo propone a las ciencias humanas un modelo epistemológico de poder inigualable en comparación con aquéllos de los que disponían antes. Descubre en efecto, detrás de las cosas, una unidad y coherencia que no podía revelar la simple descripción de los hechos" (4). La ambición estructuralista es tender puentes entre lo sensible y lo inteligible.

La espistemología estructuralista de Levi-Strauss es racionalista en la medida en que resuelve los problemas del origen y de la esencia del conocimiento en el sentido del reacionalismo clásico. Según esto: el espíritu humano (la razón) es la fuente de todo conocimiento. Por tanto no existe la evolución de la razón y el espíritu humano es básicamente el mismo. Existe una realidad que es independiente del individuo que conoce: la naturaleza. Se trata de un realismo ingenuo o natural. "El conocimiento es posible porque las categorías del sujeto concuerdan con las cualidades del objeto. Concuerdan porque la razón y naturaleza están igualmente estructuradas"(6).

Para Marx hay estructuras constituidas por la historia y no hay discontinuidad absoluta. Considera supra estructuras a las ideologías, las instituciones, el estado, etc. Como estructuras a las relaciones de propiedad, de producción y a la división social del trabajo. En la base están la técnica de la producción, la división técnica del trabajo y la organización del trabajo (7).

El Funcionalismo. Es un conjunto de teorías que con diversos matices tienen los siguientes conceptos: La función de una institución social cualquiera es satisfacer alguna o algunas de las necesidades de la sociedad humana. El funcionalista busca constantes en todas las sociedades humanas y una serie de problemas funcionales comunes a toda sociedad: afecto, alimentación, protección, etc.

Para Eliceo Verón "el funcionalismo, partiendo de una concepción "instrumentalista" de las reglas sociales, busca tras la diversidad de costumbres la identidad de la función" (8). Las sociedades humanas tienden al equilibrio. Poseen mecanismos para regular sus conflictos, sus "disfunciones". Las reglas con las que se conducen los individuos están fijadas y podrán cambiar según los nuevos medios con que cuente una sociedad para relacionarse, pero podrán hacerlo sin la necesidad de una irrupción violenta. Las sociedades humanas tienden a generar estos recursos de autorregulación. El análisis de estos elementos tendientes al equilibrio constituye un punto de gran importancia en el funcionalismo.

"Los problemas aceleran la búsqueda de mejores modos de solución, y la evolución social tiende a generar nuevos modos de equilibrio, al modernizar los recursos. Así la sociedad no permanece estática. Sus disfunciones le ayudan a perfeccionarse y, a la larga, puede acabar por transformarse mucho y esto sin necesidad de hecatombes y masacres" (9).

No se puede decir que las teorías funcionalistas siempre e invariablemente eliminan el conflicto como disfunción o conducta desviada que hay que regresar a su cauce. Hay teorías funcionalistas de equilibrio que tienden a considerar el conflicto como elemento importante y fundamental del análisis social, indispensable para mantener el orden y el equilibrio.

La sociedad humana es un organismo interrelacionado cuyos elementos forman una estructura donde cada uno de ellos se afecta si alguno deja de funcionar. Esta idea organicista nos da la visión de una interrelación. Ésta se da entre los individuos que dentro de una institución pueden desempeñar roles los unos con respecto de los otros con cierta regularidad. Las instituciones que engloban a los individuos también están interrelacionadas. Si las instituciones que prestan servicios o cubren funciones vitales para la sociedad dejan de funcionar, la sociedad total entra en crisis. Las relaciones de los individuos dentro de una institución forman una estructura.

El método estructuralista

Acorde a la corriente epistemológica del estructuralismo, el método que se empleó en esta investigación fue el estructuralista. "El postulado principal de este método es afirmar que la estructura tiene una inteligibilidad intrínseca" (10).

El estructuralismo considera llegar a la estructura independientemente de procesos no ligados a ésta. El conocimiento del todo está antes que el conocimiento de las partes. La estructura se compone de elementos y sistemas. Un sistema contempla: totalidad, transformación y autorregulación. La totalidad puede ser un agregado de elementos, pero los elementos no aparecen con independencia, sino que sus propiedades son dadas por la estructura de la totalidad. Así estructura es un sistema de relaciones donde cada quien tiene su posición. La estructura aparece con inteligibilidad intrínseca. Pero se trata de una totalidad que emerge de procesos anteriores; y también es relacional por el sistema de relaciones que dan las propiedades a los elementos. La totalidad se presenta como algo dado y como un conjunto de transformaciones temporales e intemporales.

Los elementos se ensamblan en una totalidad llamada operatoria. Ésta se refiere a la totalidad relacional, al sistema de relaciones que dan las propiedades a los elementos del agregado. La totalidad implica un agregado de elementos ensamblado a la totalidad relacional y la emergente.

En el sistema hay mecanismos reguladores, como la autorregulación, que no permite la introducción de elementos externos a la estructura. La autorregulación presupone la noción de conservación y la de cierre. La estructura impide la generación de propiedades diferentes. Un sistema de transformaciones contiene un conjunto de cambios que conducen al cierre de aquél. Conservación y cierre proceden a través de movimientos de control. Aquí se da la reversibilidad. Pero sí se generan elementos diversos ser bajo los mecanismos de control. Una estructura puede tener elementos contradictorios pero sin perder su carácter estructural.

"Cuando una estructura se altera puede volver a su equilibrio a través de retroacciones" (11).

Todavía no se prueban totalmente las consecuencias que se obtienen con la aplicación exacta del método estructuralista. No puede negarse su rigor y la ventaja de aplicarse a fenómenos reales. Pero si se desea aplicarlo al hombre activo, como generador y productor de la realidad antropomórfica, éste no se encuentra en los sistemas de parentesco o en los sistemas sociales. Cuando los problemas del hombre y la conciencia son interpretados desde el estructuralismo, las condiciones determinan al hombre. Así no se puede explicar el surgimiento de lo nuevo.

El método de Levi-Strauss parte de un principio fundamental de gran importancia: la diferencia que existe entre relaciones, modelos y estructuras sociales. Las relaciones sociales son lo que se da en la sociedad, externo al sujeto cognoscente; constituyen la realidad empírica y la materia prima para la construcción del modelo. "La función del modelo es la de trascender el plano de la observación empírica para llegar a una interpretación que se aparta de los datos manifiestos y que tiene la posibilidad de descubrir una forma común a las diversas manifestaciones de la vida social" (12).

Contribuye a definir un método que permite demostrar que elementos en apariencia dispares, no son así y que detrás de la diversidad de los hechos pueden verse algunas propiedades invariantes diferentemente combinadas.

El modelo explica la realidad dando a conocer las características comunes de sus elementos; no se confunde con la estructura, sirve para comprender y poner de manifiesto la estructura social misma. Las relaciones entre el modelo y la estructura son más complejas. Hay varios tipos de modelos: los conscientes e inconscientes; los mecánicos y estadísticos. En cuanto a los conscientes, llamados normas, son pobres porque perpetúan las creencias y los usos. En los modelos mecánicos los elementos se encuentran a una misma escala que los fenómenos. En cambio en los estadísticos sus elementos se encuentran en una escala diferente.

El modelo, en la medida que puede ser manipulado, es un instrumento de investigación; es un procedimiento operatorio. La diferencia entre relaciones sociales, modelos y estructura es el primero de los supuestos epistemológicos del método de Levi-Strauss. Un modelo para ser estructura debe presentar un carácter de sistema (elementos tales que una modificación cualquiera de uno de ellos entraña una modificación en todos los demás); pertenecer a un grupo de transformaciones, cada una de las cuales corresponde a un modelo de la misma familia de manera que el conjunto de estas transformaciones constituye un grupo de modelos; que sus propiedades permitan predecir de qué manera reaccionará el modelo, en caso de que uno de sus elementos se modifique; y que el modelo sea construido de tal manera que su funcionamiento pueda dar cuenta de todos los hechos observados.

Un sistema entre más profundo y más coherente es más estructurado. ?La estructura es la base común de varios sistemas; éstos son reflejos de aquélla y sólo presentan uno o varios de la totalidad de los rasgos de ella. Los sistemas son particulares, diferentes a otros; y son generales si participan de una estructura general. Según Levi-Strauss "las estructuras deben ser plenas, sin vacíos" (13). La estructura es totalizante (el todo tiene primacía sobre las partes); es exhaustiva, compleja y reduplicable.

El método tiene varios momentos o fases:

a) Punto de partida (la observación rigurosa de los hechos, descritos con exactitud, sin prejuicios.

b) Los sentidos (no es un método inductivo ni tampoco puramente deductivo; es ir y venir de los hechos a la teoría y de ésta a aquéllos; no es sólo dialéctico entre la deducción y la experiencia; se mueve en un doble movimiento, prospectivo y retrospectivo).

c) La demostración (global con referencia a la totalidad de los argumentos sobre un asunto y serán válidos si son coherentes y ordenados).

d) La grupalización (la construcción de grupos y expresarlos en cuadros).

e) El pequeño orden (sistematizar, construir sistemas).

f) Los instrumentos (homogeneizar los elementos, destacando los más comunes; correlacionar los puntos de coincidencia y las diferencias principalmente).

g) El gran orden (construcción de un cuerpo multidimensional cuyas partes centrales revelen organización, en tanto que la incertidumbre y la confusión siguen reinando en el contorno).

---
Notas:
(1) IBÁÑEZ LANGLOIS, José Miguel. Sobre el estructuralismo. Edit. EUNSA, 1985, p. 10
(2) DÁVALOS, F. y MEZA, V. Glosario de ciencias Histórico-sociales. ANUIES, 1977, p. 44
(3) LEVI-STRAUSS, Claude. Aproximadamente al estructuralismo. Edit. Galerna, 1970, p. 58
(4) OQUIST, Paul. La epistemología de la investigación. Edit. Punta de Lanza, 1978, p. 30
(5) LEVI-STRAUSS, Claude. Op. cit. (1) pp. 620-628
(6) VÁZQUEZ, Héctor. El estructuralismo, el pensamiento salvaje y la mente. FCE, 1982, p. 27
(7) LEFEVRE, Henri et al. Estructuralismo y marxismo. Grijalbo, 1970, p. 19
(8) VERÓN, Eliceo. Conducta, estructura y comunicación. Ed. Tiempo Contemporáneo, 1972, p. 28
(9) PAOLI, J. Antonio. Comunicación e información. Edit. Trillas, 1996, p. 22
(10) IGLESIAS, Severo. Principios del método de la investigación científica. Edit. Tiempo y Obra, 1981, p. 230
(11) IGLESIAS, Severo. Op. Cit. p. 235
(12) ZAVALA, Iván. Levi-Strauss. Edit. Edicol S.A., 1977, p. 38
(13) ZAVALA, Iván. Op. Cit., p. 76

---
Bibliografía:
DÁVALOS, F. y MEZA, V. Glosario de ciencias Histórico-sociales. ANUIES, 1977.
IBÁÑEZ LANGLOIS, José Miguel. Sobre el estructuralismo. Edit. EUNSA, 1985.
IGLESIAS, Severo. Principios del método de la investigación científica. Edit. Tiempo y Obra, 1981.
LEFEVRE, Henri et al. Estructuralismo y marxismo. Grijalbo, 1970.
LEVI-STRAUSS, Claude. Aproximadamente al estructuralismo. Edit. Galerna, 1970.
LEVI-STRAUSS, Claude. Metodológicas. t. IV. El hombre desnudo. De. Siglo XXI, 1976. Citado en: IGLESIAS, Severo. Epistemología de lo social. IMCED, 1996.
OQUIST, Paul. La epistemología de la investigación. Edit. Punta de Lanza, 1978.
PAOLI, J. Antonio. Comunicación e información. Edit. Trillas, 1996.
PARSONS, T. La situación actual y las perspectivas futuras de la teoría sociológica sistemática. En: Sociología del siglo XX. De. El Ateneo, 1964, p. 39
VÁZQUEZ, Héctor. El estructuralismo, el pensamiento salvaje y la mente. FCE, 1982.
VERÓN, Eliceo. Conducta, estructura y comunicación. Ed. Tiempo Contemporáneo, 1972.
ZAVALA, Iván. Levi-Strauss. Edit. Edicol S.A., 1977.

---
Mtro. Alfredo Lugo González
alfredolugo@yahoo.com
Universidad Vasco de Quiroga A.C.
Maestro en Sociología de la Educación
por el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación
"José María Morelos" de Morelia, Michoacán, México en 1998




   Cursos destacados (Publicidad)
· Master en prevención de riesgos laborales
· Gestión y creación de PYMES
· Técnico en Construcción
· Mantenimiento Industrial
· Instalador Electricista
· Graduado en ESO
· Acceso a la Universidad
· Fontanería y Electricidad
· Auxiliar de geriatría
· Experto en Ofimática
· Experto Técnico Inmobiliario
· Electrónica y Microelectrónica
· Fontanería
· Enología
· Francés
· Alemán
· Inglés


Google
 
Web Sappiens.com
 
Inicio | Qué es Sappiens | Contactanos | Hazte SappiensArea Privada Sappiens  |  Publica en Sappiens
 
© 1999 - 2007. Sappiens.com. La Comunidad del Conocimiento