Ir a Sappiens Social >

Ir a Sappiens Community in English >
 
Inicio | Qué es Sappiens | Contactanos | Hazte SappiensArea Privada Sappiens  |  Publica en Sappiens

Estás aquí: Sappiens > Educadores > Artículos Perfil de miembro: Visitante


Búsqueda personalizada


Educadores Artículos | Websites | Libros | Glosario | Cursos

La interdisciplinariedad y la transversalidad aplicada a la formación en valores





RAE

La pedagogía interdisciplinaria, partiendo del concepto de intercambio entre diferentes disciplinas, llega como algo esperanzador para ejercitar las prácticas pedagógicas, desde el principio de la formación académica del individuo, partiendo del desarrollo del estudio y la adquisición de información relevante y significativa para llegar a la aplicación de estructuras de pensamiento y de acción que complementada con el desarrollo de la transversalidad, basada en ejes temáticos que atraviesan la estructura académica formulen interacción de acciones, comportamientos y procederes comunes en todas las situaciones, acertadas y aceptadas socialmente dentro de una normatividad existente con algunos principios universales y otros adaptados a la problemática propia de cada sociedad.

REA

Interdisciplinary pedagogy, starting from the concept of exchange among several disciplines, comes as something to hope for, in order to carry out pedagogical practices, from the beginning of the academic upbringing of the individual, starting from the development of study and the acquisition of relevant and meaningful information in order to arrive to the application of structures of thought and of action which ? complemented with the development of the transverse nature, based on thematic axes which run through the academic structure, may formulate action interactions, behavior and actions which are common in every situation correct and socially accepted ? within the existing norms-, with some world-wide principles and some others adapted to the problematic ? proper of each society.

Como un tema novedoso, interesante y con una amplia gama de discusión, inclusive, se nos plantean hoy enfoques diferentes de interdisciplinariedad, transversalidad, transdisciplinariedad y multidisciplinariedad o pluridisciplinariedad, flechas todas de un mismo arco: El desarrollo del estudio, la adquisición de información relevante y significativa y la aplicación de estructuras de pensamiento y de acción.

Para dar una ligera idea de cada uno de estos términos, empezaremos por conocer su significado.

Interdisciplinariedad: Es un intercambio entre diferentes disciplinas, teniendo en cuenta que quienes intervienen son competentes en su respectiva disciplina y conocen de los contenidos y métodos de las otras.

Transversalidad: Es la interacción de acciones, comportamiento y procederes comunes en todas las situaciones. Constituyéndose en un eje horizontal que atraviesa las diferentes disciplinas.

Transdisciplinariedad: Corresponde a la investigación a distintos niveles de realidad, cuyo propósito fundamental es determinar la naturaleza y las características de la información que fluyen en las diferentes ramas del conocimiento, para así crear una lógica que permita la interacción entre especialistas de las diferentes ramas del conocimiento y la comprensión del mundo actual.

Multidisciplinariedad o pluridisciplinariedad: Se refiere al hecho de que varias disciplinas se ocupen simultáneamente del mismo problema, sin que se dé sobre ellas ningún efecto particular como resultado de los cruzamientos de las disciplinas que concurren. La gestión pluridisciplinaria sobrepasa las disciplinas pero su finalidad queda inscrita en el marco de la investigación disciplinaria.

Los tópicos que se tratarán aquí, en términos generales son la interdisciplinariedad y la transversalidadEl mundo ha llegado en la actualidad a un punto de especialización de la especialización, si así pudiera llamársele. Hay una corriente que sostiene que para hacer posible en la práctica, un verdadero trabajo interdisciplinario, se requiere que además del dominio de los saberes de las correspondientes disciplinas participantes, todos conozcan las "jergas" o modismos propios de cada una de ellas, con el fin de lograr un adecuado proceso comunicacional.

Se inicia aquí un pensamiento que lleva a unos interrogantes interesantes: ¿De dónde debe partir entonces, un trabajo interdisciplinario? ¿Desde dónde se empieza para iniciar una investigación interdisciplinaria? ¿Necesariamente se tiene que ser especialista para tomar el conocimiento y el aporte necesario entre las diferentes disciplinas o saberes?

En definitiva, la interdisciplinariedad tropieza con los intereses gremiales de los especialistas, las ambiciones territoriales de los académicos y el desinterés para todo lo que no sea el corto plazo de muchas personas.

Se debe asumir la interdisciplinariedad, no como una disciplina más, extractada de construcciones estáticas y limitada por unos parámetros que impiden su aplicación en muchos campos que serían de gran utilidad, máxime que en el momento se mira más la utilidad del presente con miras a un futuro, que a la dogmática de unos contenidos, muchas veces sin fundamentos.

Se debe iniciar esta práctica desde la escuela, debe confluir en esta etapa de la vida una iniciación a la recepción de unos aportes que conlleven a conservar la curiosidad universal y la añoranza por la unidad del saber. Asistimos a una época de construcciones, basadas en diferentes metodologías, todas muy valederas y qué mejor que unos aportes de una variada gama de ejes que contribuyan a la configuración de los actuales contenidos, sobre todo humanísticos, que cada vez, se hacen más difíciles de conocer a través de las clásicas disciplinas académicas.

Está bien que se deba asumir la interdisciplinariedad como una empresa libre y desinteresada, pero de la que todos podamos lucrarnos sin demostrar la obsesión de su utilidad ni de encerrarla en parámetros que la cuadriculen. Tanto en la enseñanza como en la investigación se debe empezar de inmediato, así sea tímidamente tratando de ordenar pensamientos que en la vía del conocimiento servirán de aporte definitivo a las construcciones posteriores, independientes de metodologías específicas.

La novedad de la pedagogía interdisciplinaria estriba en introducir la Didáctica -siempre expresada, en un campo de relaciones funcionales- interconectando las metodologías propias de cada disciplina, para que se constituya así en una actividad constructiva que se deriva del espacio propio construido por las interrelaciones provocadas por la fuerza -siempre substantiva-, tomando el conocimiento propio de las diferentes disciplinas que la didáctica específica debe reflejar, pero aclarando que es necesario mantener la especificidad de cada una de las disciplinas, sin dejar de lado el elemento esencial de las rutinas de percepción. Es esta interconexión la que debe ser objeto de formación y el núcleo sobre el que incide la actividad teórica y práctica, así como la determinación de muchos de sus contenidos

Cabría preguntarse si todas las disciplinas admiten la intromisión de otras disciplinas para su desarrollo y especialización. En cuanto a conocimiento adquirido por el sujeto, para su posterior aplicación o desenvolvimiento, es decir, como cultura general, mirada como campo mínimo, lógicamente que sí. En el comportamental, es evidente que también puesto que la aplicación amerita comportamientos varios dentro de la convivencia humana, aunque la materia a tratar esté ubicada en el campo neto de la ciencia.

La interdisciplinariedad hay que construirla para cada caso específico. Se debe tomar lo genérico, en un lenguaje genérico, sin desechar radicalmente lo que a una disciplina no le atañe en primer plano. En el proceso de enseñanza ? aprendizaje hay que tratar de lograr la identificación satisfactoria de un conjunto de funciones (que, obviamente, incluyen contenidos entre sus rasgos), para establecer un espacio de funciones propio que es el que debe caracterizar el núcleo esencial de los contenidos dentro de la interdisciplinariedad. En la enseñanza/aprendizaje los contenidos se establecen como una relación, y lo que se desea enseñar, como un conjunto de relaciones funcionales.

En resumen: La interdisciplinariedad deberá concluir en esquemas teóricos basados en la lógica natural; deberá basarse en la problematización de la investigación, los puntos donde se ha alcanzado consenso, las conclusiones que se consideran firmes, los puntos donde los progresos son más claros y los que presentan dificultades y estancamientos, los enigmas más recalcitrantes, las dificultades que se oponen a su resolución y las conjeturas sobre las soluciones más prometedoras. Tomar las contribuciones relevantes que, podrían ser aportadas a la disciplina en cuestión desde las otras disciplinas y perspectivas epistémicas.

Es importante tratar de formar una gran capacidad de discernimiento para mostrar por qué son insuficientes, simplistas o desenfocadas -en el caso de que lo sean- las sugerencias que se formulan desde fuera, desde la disciplina que interviene para contribuir a su desarrollo y para aprender a depurar los datos, experimentos, resultados, teorías, interpretaciones y orientaciones doctrinales que no resulten indispensables para la discusión a nivel de principios, los problemas teóricos que posee cada disciplina.

También es fundamental partir de las articulaciones globales del saber, mirando todos los puntos de vista de las disciplinas intervinientes para superar el particularismo de limitar el aprendizaje interdisciplinar a los intereses de la disciplina de la que se parte.

Debe evitarse la ubicación en una óptica particularista, por medio de sugerencias aplicables a otras disciplinas sin un desenfoque mental de las mismas.

La extensión a disciplinas diferentes en la enseñanza interdisciplinar no ha de ser excluyente. Ha de permitirse el solapamiento de temas y contenidos que enriquezcan el conocimiento global. La variedad metodológica de las disciplinas en cuestión ha de ajustarse para la búsqueda de soluciones comunes. Se trata de trasladar lo que se considera objetivos fundamentales del área como ámbito de estudio a objetivos didácticos.

Hay que analizar profundamente las características peculiares de la realidad educativa de nuestro tiempo para concluir que se necesita un gran esfuerzo mental de adaptación a las innovaciones que plantea la interdisciplinariedad. Hay que tratar de interrelacionar los diversos niveles de los receptores partiendo de una serie de variables, hipótesis, modelos y teorías de difícil articulación ya que su procedencia es diversa y escasa la tradición interdisciplinar. Aún está en principios esta práctica, pero es posible su aplicabilidad con una buena cuota de voluntad de los intervinientes de cada didáctica específica. Todo ello, teniendo en cuenta la evidente proyección práctica del saber, aplicable en innumerables contextos, no solo educativos sino también sociales y culturales.

La formación de profesionales con capacidad para mirar las ciencias y las humanidades de una manera integral, reconociendo a la persona como un ser social, requiere de un trabajo articulado interdisciplinario e intersectorial en el que se integran coordinadamente todas las ciencias que atañen a su disciplina, para abordar la complejidad de los distintos procesos a partir de una intervención que establezca interdependencia entre los diferentes saberes.

Partiendo de que no es lo mismo desempeñarse interdisciplinariamente en el campo científico que realizar una tarea pedagógica interdisciplinaria, deben desarrollarse prácticas académicas en escenarios de enseñanza aprendizaje tradicionales y en espacios comunitarios donde acontece la vida, localizados en cualquier área donde se encuentren. Para ello se necesita una actitud mental positiva pues trabajar interdisciplinariamente es un desafío que no está exento de dificultades.

Para los sistemas organizados, el cambio constituye uno de los desafíos más grandes en la necesaria adaptación a las evoluciones de su entorno y a la pertinencia de la acción concreta que ellos realizan.

La Universidad como institución formadora de talento humano, no puede ser ajena a este proceso de cambio, y debe constituirse en impulsora de la implementación de nuevas metodologías de enseñanza-aprendizaje que superen la fragmentación del conocimiento y la especialización, orientándose hacia la integralidad.

La necesidad de relacionar, articular e integrar nuevos conocimientos para abordar al ser humano de una manera integral, ha encontrado en la interdisciplinariedad una forma de trascender los análisis especializados o particulares, sin caer en el campo de la especulación en ningún momento, antes por el contrario ha de basarse en saberes fundamentados, específicos y concretos.

En la práctica, la concepción contemporánea del trabajo en equipo, propone su aplicación en escenarios diferentes a los tradicionales, con el objetivo fundamental de resolver problemas de alcances colectivos que requieren de la intervención de otros sectores y de la introducción de nuevas metodologías y estrategias de enseñanza - aprendizaje; por esta razón, la interdisciplinariedad, es una tarea que se debe enfrentar sin dilaciones buscando armonizar los procesos didácticos con los elementos de la estructura cognoscitiva.

Pasando al tema de la transversalidad, en la educación actual se han introducido en currículos de diferentes países, temas transversales, mimetizados, solitarios, egoístas, tomados desde las macrodimensiones, con poca posibilidad de adaptación como tales a la vida cotidiana y sin el utilitarismo que se le puede extraer para la aplicación a casos concretos. Tímida y tangencialmente se tocan, sin la conectividad que debe existir con la formación integral de la persona como tal; sin el sentido de pertenencia que deben poseer, mirados como para alguien ajeno al sujeto que los está conociendo. Se habla mucho de este tema, pero no se logra la formación de una conciencia recta en la práctica de los mismos. Se divaga sobre valores, sobre hipótesis y teorías; se les mira con lente retrospectivo y telescopio futurista, pero no logran integrarse a la cotidianidad.

El planteamiento de los temas transversales aparece como algo inédito dentro del conjunto de lineamientos político ? educativos, se toman en distintas áreas pero no se forman en ninguna.

Los temas transversales deben recorrer el currículo en forma diacrónica y sincrónica involucrando a diferentes áreas, y a distintos niveles dentro de una misma área; debe comprometer a todas las áreas, aún las poco relacionadas entre sí. En este sentido, debería considerarse a la transversalidad con un enfoque o paradigma transdisciplinario para que finalmente pueda manifestarse más bien en el tratamiento de contenidos conceptuales diversos intentando promover o aplicar un determinado procedimiento o contenido actitudinal. Es decir que los ejes temáticos transversales favorezcan, no sólo a la adquisición de información relevante y significativa, sino también al desarrollo de estructuras de pensamiento y de acción.

Mirando la transversalidad desde el punto de vista de estrategia curricular y de intervención didáctica ha de recuperar algunas de las ideas y propuestas de la pedagogía contemporánea, que puedan reflejarse claramente en los principales propósitos perseguidos por esta modalidad, entre los cuales se destacan: el facilitar los aprendizajes, teniendo en cuenta la adecuación evolutiva de los contenidos curriculares, su significatividad, sus posibles vías de transferencia; y el conectar el currículo con la vida y de atender a las actuales preocupaciones sociales.

Para facilitar el aprendizaje en temas transversales, se concebirán como ejes vertebradores de los aprendizajes. Es indudable que los temas de las áreas de humanidades serían los que comprometerían más directamente el comportamiento y la acción de una persona. La actitud y el desempeño de un profesional es siempre independiente de la disciplina que conozca, pero están implícitos en su práctica.

El proceso de enseñanza - aprendizaje debe contemplar, además de los ritmos de aprendizajes propios de cada nivel, cuestiones sociales conflictivas, problemáticas actuales y cotidianas, que demandan a cada sujeto una toma de posición frente a determinadas situaciones complejas. Este es uno de los desafíos más importante de la educación en este momento, donde los cambios se producen a un ritmo de aceleración geométrica, donde los avances científicos y tecnológicos en los últimos días han expandido los límites de la naturaleza humana y han modificado substancialmente la relación del hombre con su entorno, donde las sociedades se han vuelto cada vez más complejas y dinámicas y la cultura se debate entre la globalización y las identidades étnicas particulares.

Ante este panorama, la educación parece que no logra adaptarse adecuadamente a las transformaciones, donde los contenidos parecen discurrir por otro camino distanciado de la realidad, perdiendo impacto sobre los alumnos, en tanto no suscitan su interés, su motivación y ofrecen escasas posibilidades de transferencia.

Aparecen aquí los temas transversales pretendiendo proporcionar una herramienta para aproximar el currículo a la vida.

Al tomar la palabra literaria para construir ejes temáticos transversales, los doctos se han revestido de una aureola dogmática, que le restan el sentido de pertinencia que deben tener; si damos una ojeada a la historia podemos ver que en 1937, Estados Unidos estructuró unos ejes temáticos desde nueve puntos vitales: Protección de la vida y la salud; Obtención de medios de vida; Formación de un hogar; Expresión de ideas religiosas; Satisfacción del deseo de belleza; Obtención de educación; Colaboración en la acción social y cívica; Participación en la diversión; y Progreso en las condiciones materiales. Posteriormente estos ejes temáticos se trabajaron en espiral, es decir con acumulación de conocimientos, pero la involución en todos los sentidos ha mostrado que la ciencia ofrece cada día nuevas ramas en el saber y la temática de los ejes, aunque sean universales y con principios inmutables, deberá revisarse paso a paso; hacerse adaptable y confluir para la verdadera formación integral del individuo.

En síntesis, la transversalidad deberá favorecer los procesos de enseñanza - aprendizaje contribuyendo a lograr una coherencia de las experiencias de aprendizaje y las estrategias didácticas; atender a problemática social más urgente; relacionar las disciplinas científicas y filosóficas con la vida cotidiana, promoviendo la efectiva aplicación de los aprendizajes, y contextualización de los contenidos conforme al marco de referencia de cada localidad; proporcionar una forma ágil y sencilla para actualizar el currículo en función de las demandas de los propios miembros de la institución y del medio en la que está inserta.

Desde el punto de vista de la pedagogía crítica, los temas transversales podrían constituirse en una alternativa a los saberes legitimados desde el poder, que involucren una lógica de exclusión social, y producir cierta ruptura en los mecanismos de reproducción que puedan estar relacionados con la división y organización del conocimiento y la jerarquía entre las disciplinas curriculares. De ahí que se insista en la selección o conformación de las problemáticas transversales conforme a la pertinencia de cada centro educativo o de cada localidad o región.

Quizá el propósito más importante al impartir la temática transversal es el de proporcionar un ámbito específico y natural de la educación en valores. De hecho, todos los temas transversales, no sólo involucran el desarrollo teórico - práctico de problemáticas sociales de gran actualidad, sino que, fundamentalmente, pretenden generar actitudes de respeto y valoración frente a principios e ideal de ética que abarcan a toda la humanidad.

El verdadero sentido de la transversalidad, es entonces la relación temática de los valores puesto que estos son de carácter universal y modifican el comportamiento de las sociedades individual y colectivamente. Existen unos mínimos valores compartidos, valederos en todas las etnias y que no permiten exclusiones en la vida social. Se concibe así, que la transversalidad no se restringe a la organización curricular, sino que su verdadero sentido es el de abarcar la totalidad de procesos, situaciones y tensiones que conforman la realidad de la vida diaria; si la transversalidad se restringiera únicamente a currículo sería inútil todo intento de conocimiento y práctica.

Los temas transversales, entonces, debe ser específicos, transversales como su nombre lo indica y sistémicos, porque su compromiso en la formación de la persona es inmenso. El hecho de que los temas transversales tiendan a ocupar un espacio curricular flexible, no supone pocos esfuerzos de planificación e implementación; por el contrario, requiere una enorme tarea de análisis institucional, de conciliación de intereses y de cooperación. Puede hacerse incluyendo ejes temáticos dentro de las unidades del programa; temas dentro de una unidad; materias o créditos optativos por medio de seminarios, foros, experiencias de aprendizajes significativos y otros que se integrarían para tener actualizado un verdadero programa de temas transversales en la educación en cualquier nivel o grado de educación formal informal o no formal en que se encuentre la persona. En el nivel educativo podrán ser jornadas extraclase o extracurriculares incluso, con agendas flexibles y verdaderos análisis de casos, ya que los valores no

puedan ser adquiridos mediante el simple proceso de comprensión cognitiva, aunque éste constituya una primera etapa de técnicas didácticas de valoración. Normal y espontáneamente, los valores se internalizan vivencialmente, de modo que, de nada sirve que en clases de formación ética y en valores o de estudios sociales se promuevan aisladamente valores como la equidad, la libertad y la legitimidad de los procesos, si por otro lado, el gobierno y las relaciones sociales formales e informales de la escuela trasmiten valores de exclusión y desigualdad

BIBLIOGRAFÍA

1. ÁLVAREZ DE ZAYAS, Carlos M. El diseño curricular. Playa, Ciudad de la Habana, Cuba : Editorial Pueblo y Educación, 2001.

2. ALVAREZ DE ZAYAS, Carlos M. La Escuela en la Vida. Playa, Ciudad de la Habana. Editorial Pueblo y Educación,1999.

3. GONZÁLEZ MOENA, Sergio. Compilación: pensamiento complejo en torno a Edgar Morín, América Latina y los procesos educativos. Santafé de Bogotá : Cooperativa Editorial MAGISTERIO, 1998.

4. LORA RESTREPO, Luis Horacio. Análisis ético y formación moral. Medellín : Imprenta Departamental de Antioquia, 1993.

5. RODRÍGUEZ ALBARRACÍN, Eudoro y TOSTÓN DE LA CALLE, Francisco. Vivir: Ética y valores para la juventud de hoy. Tomos I y II. 2 ed. Santafé de Bogotá : Taller San Pablo, 1998.

6. ROUX, Francisco de J. Secretaría de Educación y Cultura de Antioquia. Análisis ético y formación moral: fundamentación para una ética ciudadana. Compilación: Luis Horacio Lora Restrepo.

7. SAVATER, Fernando. Ética para Amador. Santafé de Bogotá : Ediciones Roca, 1994.

8. ________ Ética, política, ciudadanía. México : Editorial Grijalbo, 1998.

9. SPENCER, Jhonson, M.D. ¿Quién se ha llevado mi queso?. 2ed. Barcelona : Ediciones Urano, 2000.

10. ÚRIZ PEMÁN, María Jesús. Ética social contemporánea. Pamplona : Ediciones Eunate, 1996.

11. ZAMORA G., Jorge E. Constructivismo, aprendizaje y valores. Santafé de Bogotá : Orión editores, 1996.

10. ZULETA S., F. Guillermo. La bioética. Documento. 40 p.

Harold Romana Mena
Lic. Educación con énfasis en pedagogía
Esp. Docencia Universitaria
Esp. Educación Personalizada
Doctorante en Ciencias Pedagógicas.
harome@latinmail.com


Autor:    Harold Romana Mena | Area:    Educadores
Título:    La interdisciplinariedad y la transversalidad aplicada a la formación en valores | Fecha de publicación:    06/11/2003 11:47:01
Etiquetas:    Planeación académica interdisciplinaria

Comentar el Artículo

¿Encuentras este artículo interesante?
Envíalo a SappiensSocial | Compartir en Facebook | Menéalo | reddit!

Otros Artículos de Harold Romana Mena
Otro Artículos de Educadores
Otros Artículos de Planeación académica interdisciplinaria

Google
 
Web Sappiens.com

¿Necesitas un Banner o Free Banners para tu sitio web o campaña publicitaria? Aquí tienes las nuevas plantillas de Adverstore

Subscríbete a la Newsletter Sappiens!

Únete a nuestro nuevo grupo en Facebook!

Otros Artículos de Harold Romana Mena
Educadores
Planeación académica interdisciplinaria

Cursos de
Educadores
Planeación académica interdisciplinaria

 
Inicio | Qué es Sappiens | Contactanos | Hazte SappiensArea Privada Sappiens  |  Publica en Sappiens
 
© 1999 - 2008. Sappiens.com. La Comunidad del Conocimiento