Ir a Sappiens Social >

Ir a Sappiens Community in English >
 
Inicio | Qué es Sappiens | Contactanos | Hazte SappiensArea Privada Sappiens  |  Publica en Sappiens

Estás aquí: Sappiens > Psicología > Artículos Perfil de miembro: Visitante


Búsqueda personalizada


Psicología Artículos | Websites | Libros | Glosario | Cursos

Peligrosidad del oficio de ama de casa

El ser ama de casa, mujer casada y que trabaja sacando adelante su hogar en cuestiones como limpieza, cocina, crianza de los niños y demás está poco reconocido. A veces acuden a terapia y los argumentos que les vendemos gente que no tenemos famila pueden ser algo raros para entender su realidad. Creo dar unas notas que pueden ayudarlas de forma algo simple, quizás simplona.



El peligro de ser ama de casa

Muchas mujeres han decidido dejar su casa unas horas del día, porque desean otro tipo de trabajo que sean más interesantes y productivos.

Muchos matrimonios se fundan en la referencia de un padre trabajador y una madre que se queda en casa a hacer las faenas, dícese el ama de la casa. No estoy casada y supongo que en su tiempo las palabras ser ama de la casa, definía lo que es una mujer casada o no, con criadas o servidumbre y lo que ha quedado en nuestros días es que cualquier mujer casada que, no trabaja a nivel laboralmente reconocido, se dedica a hacer las faenas domésticas y lo es ama aún la casa sea prestada, en alquiler o compartida. Una mujer soltera ama de casa aunque la mujer le halla tocado la lotería y tenga varias casas, nos suena algo raro, como el soltero que vive solo, o el marido que se encarga de lo doméstico por diferentes motivos. La cultura.

Si es casada tiene derecho a lo que haya convenido con el marido y sus abogados en el matrimonio, es decir que en algunos casos de infidelidad, dependiendo de quién y cómo hayan negociado y lo qué haya pasado, la mujer o el hombre tendrán derechos sobre los bienes y los frutos, además de la custodia de los hijos y la servidumbre. Hay muchas que compatibilizan el trabajo con una buena organización familiar, pero no se consideran amas de casa, son trabajadoras o mujeres emancipadas y liberales. Muchos hijos desean fundar su familia y saben que en los metros del piso de los padres, no hay espacio y deben elevar su vuelo.

La dote en el matrimonio significa lo que la mujer lleva bienes y dinero por parte de la familia, pero supongo que como en todas las épocas, la gente de posición no necesariamente tienen que emparejarse con gente de posición, y muchas veces, la dote la aportaba el marido porque hacía un buen negocio, las arras es el símbolo que marca ese compromiso de mantenimiento, teniendo como recompensa tras un período de noviazgo y compromiso a cambio, una mujer que le ayudara en el trabajo o en el gobierno del hogar. Hay otros casos como parejas hmosexuales y gente que vive en comunidad.

En otros casos la mujer era la que aportaba al marido el dinero y una buena posición y él pasaba a servicio del padre de la esposa o de algún familiar. Se puede leer en las novelas y en los cuentos populares cómo el marido, muchas veces ofrecía unos recursos para que la mujer, como le pasa a la Cenicienta, fuera una mantenida. En realidad hay cantidad de artistas que han tenido épocas de su vida cierta ayuda por mecenas o mientras labraban su fortuna ellas iban desarrollando una labor menos reconocida, a nivel popular. Muchos cuentos se basan en tópicos para hacer volar la imaginación o para alcanzar un plácido sueño y no tienen porque tener una relación, con la persona que lo escucha o lo lee. Es cultura, e interesante por lo menos a cierta edad.

En nuestro siglo y en el anterior, el ser ama de casa es un signo deseado por toda mujer que desea casarse. La inmensa mayoría. Las mujeres con más recursos acuden a la ayuda de la doméstica, la criada, chacha o sirvienta o de varias, incluso con la excusa del idioma para los hijos se contrata de otros países a una joven o no, y en muchos hogares la abuela o la suegra echan una mano o se entrometen como pasa en los chistes.

El ama de casa no necesariamente se mancha las manos y puede dedicarse a trabajar en otros lugares con un esfuerzo relativamente mínimo, para poder dedicarse a la oficina o su negocio. Hay quien se las mancha y quien no necesita, generalmente se reconocen poco amas de casa valga la paradoja.

La burguesía y la nobleza han trabajado siempre. Los impuestos son tan antiguos como la urbe y las primeras formas de organización. La mujer se ha mudado también por razones obvias como guerras, turismo o hasta para cobrar herencias o ayudar a algún familiar anciano, la idea de que la mujer debe estar en casa es falsa y un poco triste. En casa también hay riesgos como se relatan en el Decamerón o Cuentos de Canterbury, donde el negocio estaba en el mismo local.

Volviendo al tema, el ser ama de casa tal y como comentan muchos jóvenes está mal visto. El ama de casa no recibe un sueldo, va fea y además reniega mucho porque siempre pide ayuda y entorpece las labores o el rato de ocio del que ve la televisión o se lee el periódico. Si se alude a una madre, esta es una ? bruja metomentodoy además no hay quién la aguante?. Esa frase de : ?Tráeme por favor la toalla, ...corta y pela estos pimientos?. Y el eterno ?ya va, pero espera un momento, es sólo un segundo, un para de minutos, ya voy...?es una respuesta típica en jóvenes, tanto hombres como mujeres. Siempre se la ridiculiza por llevar ropa vieja, el pelo descuidado y a veces ella lleva el delantal lleno de lamparones o se la ve sucia, por la paradoja del que limpia muchas veces se ensucia.

El marido y los hijos intentan ir como un pincel al trabajo, escuela y ella hace el esfuerzo muchas veces de aguantarse con trapillos y en fiestas pide a veces la revancha. Hoy se ve muchas mujeres muy arregladas afortunadamente y aunque a lo mejor ya no se lleve el traje hecho de sastre, la mujer puede cambiarse más a menudo e ir más limpia. Esto es positivo e importante.

Muchas veces hay una rebeldía en el entorno que se traduce en malas contestaciones. La madre, ama de casa, pone todos sus ideales en niños o personas por hacer y en maridos más ocupados de cuestiones externas, hay que ser muy mujer. Ella se queda con los restos del desayuno y la limpieza por hacer, algunas, vuelven ante tal panorama a la cama, para reponerse un rato o salen de compras y ayudan a que los peques se hagan personas de derecho y de pro.

Ser ama de casa no es fácil. Muchas saben coser, han estudiado, compran, venden o regatear como las que más. Estudian carrera o tienen más oficio. No sólo se dedican a la limpieza como se nos vende, desde fuera. Algunas tienen coche y sus propios bienes y además hasta trabajan dentro de casa o fuera. Las que no, a veces se aburren bastante y con la televisión pueden sentir que sus cuatro paredes son más entretenidas. Hay cantidad de programas dirigidos para ellas y para los que las quieren. Hay actividades para ellas en muchos lugares que hacen que se encuentren con personas con su misma situación e inquietudes o no.

El ama de casa que se dedica a su hogar suele tener muchos accidentes, aunque apenas se reconozcan. Golpes con las manillas de las puertas, cortes con el cuchillo en la cocina y caídas por resbalones. Algunas deben abandonar esos tacones, que la hacían la reina del baile. El marido que se va a la oficina puede tener accidente de coche, pero generalmente suele tener mucho gusto por llegar bien al trabajo y volver a casa, además el coche lo maneja, mucho antes que se enseñe en la autoescuela según lo que se suele comentar. Hay de todo, hay accidentes, pero el tema del artículo es el duro papel del ama de casa que no cobra y recibe si está a bien. Este tema es importante. La lucha por la asignación para la comida y lo que se cree capricho.

Una corbata de Acérrimo Normando vale poco para quedar bien ante el jefe, el vestido para salir al mercado depende si hay mucho de temporadas juveniles o anteriores que sea decente. Ella muchas veces aguantan con la ropa que tienen de antes de casarse. El marido sabe que le espera un dinero a fin de mes y al llegar a casa tiene la comida puesta o la cena, y a veces muchas reuniones o gente a la que impresionar. Es una labor de equipo, pero quiero centrarme en ella por varias razones.

Algunos cambios que se están dando son las compras en equipo, que suelen ser una forma de distraer y animar a la familia como la antigua teleserie Con Ocho Basta.

La mujer suele tener un dinero para compras con los que preparar de organizar la comida, los estudios de los hijos, a veces y además de salir a la calle andando, en muchos momentos del día tiene que quedarse en casa. En su hogar llaman personas de todo tipo, y una buena persona está expuesta a que la timen, la roben o la intenten hasta violar con cualquier argucia y la tristeza de tener que callar o dar la cara y capear con el que dirán es importante. Otras personas aprovecharan ratos de asueto, para hablar de los idilios de Rodrigo Aurelio con Ernestina en las escaleras o de lo qué sea.

Cuando una barre, friega, pasa el trapo del polvo o limpia los baños, a veces lo hace con malas posturas. Limpiar cristales es una labor no sólo de preocupación para las personas que observan esta faena o labor, hay cada caso que merece análisis e investigación porque parecen emular a Spiderman con medio cuerpo luchando en el vacío. Hay verdaderas tragedias domésticas.

La limpieza es un esfuerzo constante sobre unos pocos metros cuadrados, la que tenga pocos, que pasa desapercibido en el primer momento que llega uno de los peques a casa, tras un día de lluvia o de sol, el polvo lo invade todo. Tienen prisa, van calados hasta los huesos y quieren irse pronto al colegio y vienen muchas veces muy sucios, porque se han entretenido en cazar bichitos o a ver quién lanza más barro o lo que caíga. Hay aficiones muy variadas en los peques de la casa, (caza de insectos, roedores, pájaritos, pintura, barro, química...) que suelen dejar rastros imperdurables con el paso del tiempo. Entre ceras y lejías el tema supone tener más que equilibrio.

Trabaja con productos cáusticos, detergentes que desinfectan todo tipo de superficie y que desprenden toda clase de fragancias naturales, además de meterse en la cocina para sorprender y estimular al esposo y como no a sus hijos. El marido le ha comprado el mejor perfume y casi todos los cosméticos que tiene son bastante aromáticos y la cocina suele serlo. La mujer puede sentir toda clase de sensaciones en el estómago. Muchas veces no tiene para ir a la peluquería y la mujer debe aprovechar sus habilidades y sigue acumulando contacto con productos, que gracias a la investigación suelen ser más inocuos. Las modas obligan o marcan la diferencia.

Cuando era pequeña me solía fijar en que mi madre no paraba quieta. Hoy viendo la cantidad de productos acumulados debajo de una fregadera no me extraña. La mitad tienen ciertas dosis de alcóhol y además de colores muy atrayentes (azules que parecen paradisíacos, verdes esmeraldas o amarillo dorado), cualquier pequeño puede ir detrás de ellos a la mínima que la madre se distraiga. No hay que comentar qué cambio supone eso de trabajar con agua fría o caliente, los poros pueden abrirse más fácilmente con la segunda pero hay que frotar menos a veces y añadido al producto y al esfuerzo es normal , que las delicadas manos de la joven en poco tiempo parezcan las de su abuela o bisabuela. Hoy parece que menos.

Entre los aromas, y afortunadamente, se notan los eucaliptos, los cítricos y toda una serie de perfumes que despiertan los sentidos y que unidos a los vapores hacen que las mujeres que estén débiles o algo nerviosas, por ejemplo durante un embarazo, puedan tener todo signo de molestias. Si fueran dulzones estaríamos más descontroladas supongo y menos centradas en lo importante, las obligaciones cotidianas.

Supongo por no haber pasado ningún embarazo, que la sensibilidad debe ser mayor porque la mujer, debe aportar muchas células a su nuevo ser metabolizadas a lo largo de varios meses. Es un placer que tiene su carga en determinados momentos.

Afortunadamente los tiempos han cambiado y hoy disponemos productos que no provocan los daños que supongo en otras épocas se darían, y por ello, muchas personas vivan más años y mejor. La higiene ayuda y afortunadamente nos hemos liberado de muchísimos enemigos de la salud, aunque quedan vestigios atávicos de horror ante lo que supone colaborar en casa y que andar un trecho para que haya menos esclavitud en el hogar.

Hay sistemas como el uso de guantes de goma que pueden favorecer que una piel delicada, (imaginemos personas con poca pigmentación o carencias) pueda sufrir menos del contacto de ácidos y detergentes, aunque se sude y reblandezcan las manos. Hay cremas que no tienen colorantes y que aportan cuidado, evitando que se reseque, cuartee o la herida se reproduzca a la mínima de cambio.

Otro tema es la postura que pueden hacer que la mujer u hombre se sienta mejor a la hora de hacer las cosas. Ayer paseaba por un castillo que ha sufrido una fuerte mejora tras la última vez que pasé por él, y pude fijarme en lo diminutas que son las puertas. Me encanta la arqueología y animo a que se vean el proceso de restauración de muchos enclaves históricos como castillos. Sabemos que a veces se edifican a varios niveles pero en muchos pueblos, se ve que las puertas, mejor dicho los marcos, son poco elevados y nos obligan a agacharnos y eso sin llevar sombrero.

Si añadimos a la puerta un caballo y que el jinete vaya con casco, supongo que daríamos pánico a los ciudadanos, que habitaron en alguna época dicho sitio.

La especie homus avanza y hay que adaptar sin exagerar los utensilios al tamaño de la persona y de la familia. Muchos fabricantes lo están haciendo y es mérito que hacen que la persona disfrute de mayor salud y más dinamismo.

Si uno pasea por urinario siempre se habla de chistes de altura o pequeñez. La imagen típica que me planteo es la del hombre alto en el w.c., supongo que un escalón o zócalo puede ayudar en ese sitio o en otros sitios y los jugadores de baloncesto lo tienen claro y la mujer también se sentiría más segura. Muchas somos ya parecidas al hombre, en estatura o un poco menos, pero las hay muy altas.

A veces no me extraña con las broncas que puede haber en algunos casos por falta de puntería que los maridos o hijos prefieran irse al bar, y las mujeres acaben hartas de tanto orín. Las mujeres altas también lo pasan mal. Los embarazos tienen sus secuelas aunque hay profesionales magníficos.

Estaba recordando como muchos jóvenes de otras zonas, al ir a la ciudad en donde nací se dedicaban a orinar en las paredes de un edificio que era un mercado de alimentación, donde tuvo mi abuela su puesto hace años. La típica charcutería. Supongo que la educación y una rápida explicación de donde están los lugares más indicados en cuestiones de aguas mayores y menores, resolverían accidentes y que la gente coja enfermedades. Hay muchos bares y hay ciudades que tienen urinarios en plan fiestas de pueblo, que por unas monedas o de forma gratuíta, dan un buen servicio y crean puestos de trabajo. Los bares dan puerta abierta e incluso por una consumición mínima, o de forma gratuíta se ve donde para la educación y donde la necesidad. Supongo que sería una reacción a la falta de explicación familiar de que el pipí es mejor hacerlo a escondidas y aprender a valorar que los demás, no salgan salpicados en pos de una notable mejora en la educación. Hay ciudades que lo dejan claro con lindos carteles del tipo ?no ensuciar las paredes?. En mi ciudad podían haber carteles en varios idiomas porque la gente iba en filas, algo horrible y no dudo que una ama de casa de debe tener mucha paciencia.

He visitado algunos museos y me gusta mucho el tema de lo cotidiano. Metiéndome en el tema de la alcoba, he visto que las camas presentan un colchón no es tan elevado como aparece en otras épocas y para hacerlas hay que hacer esfuerzo. Se puso de moda lo japonés y el tema del edredón que es cómodo, si se vive en un lugar no muy expuesto a la naturaleza y a los bichos. Quizá el dato de la evolución de la talla nos de una pista de por donde va el Fen Shuig del siglo veintiuno.

Es muy normal oír hablar de fibriomialgias que no son imaginarias, simplemente el médico o profesional no es consciente de que la vida de una persona que se dedica a ayudar a otros es complicada, como le pasa al ama de casa abnegada. A veces es que aún no ha dado tiempo a que el profesional note el paso del tiempo.

El planchar antes era una tortura y una se quemaba fácilmente entre los almidones, las tenacillas para encañonar volantes y lavar la ropa en el río en tiempos que el agua no estaba canalizada era todo un mérito.

Muchas cosas que las vemos normales pasarán a la historia y será para mejor. La electricidad está ayudando y la plancha hace que muchas personas puedan ir limpias más a menudo. Los detergentes de hoy ya no son tan cáusticos y la lavadora y secadora nos evita muchas historias. Así hay que dar gracias por muchos avances que se están dando y que facilitan el cambio de la sociedad.

Supongo que elevar las patas o colocar algún tipo de superficie puede hacer que una persona no se deslome todas las mañanas para dejar la cama bien hecha y habrá sistemas para que los ardores juveniles no se oigan en medio kilómetro a la redonda. Los riñones se notan supongo más en personas que puedan tener problemas de líquidos o hagan esfuerzos al levantar peso. La cantidad de seguidoras de la línea del pescado y de la carne muy hecha que se verán más débiles de lo necesario, por criterio de estética y sacrificio. A veces consiste simplemente en reducir cantidad y tener cuidado de que los platos para un hombre estén bien pero sin llegar la exageración de querer tener una bella modelo hasta los noventa sin una arruga y sobre todo si está procreando.

Muchos solteros que acaban de dar su estirón estarán de acuerdo que se va más contento a clase o a la oficina, si hay otra persona que se lo haga todo. Lo malo es que luego se tarda el doble si uno se queda solo.

Quizá los primeros meses de matrimonio esta anécdota a dos pase desapercibida, pero tras los dolores del parto habrá muchas personas que habrán pensado en que bien se estaba, cuando en casa no se pegaba palo al agua.

Entrando en la cocina, siempre ha habido una tradición de hombres que se han dedicado a la cocina. No obstante lo vigente sigue siendo que la mujer pase horas en el mercado, y luego en la cocina elabore sus productos, ayudada por las lecciones maternas o lo que ha aprendido por su cuenta. Los congelados y la cocina precocinada nos abren puertas a no tener que tener una cacerola enorme cada vez que hay que hay que hacer un hervido de verduras, y tampoco dedicar mucho tiempo a prepararlas. Muchas veces los libros permiten iniciar el camino, que luego se ha de mejorar con imaginación o aprendiendo del error. Las naranjas de Alicante saben distintas si se comparan con las de algún naranjo de Segovia, o Palencia y la comida fresca tiene mucho aliciente que se va perdiendo hasta cierto punto. Hay ciertas ayudas que agilizan mucho.

Cortar, pelar, lavar, freír,..son verbos usuales y que significan tener parte de la atención puesta en lo que se hace. Es decir, es fácil hacerse heridas, que salgan ampollas o quemaduras que cuestan mucho curarse porque las manos siempre están húmedas o en constante contacto con productos de limpieza y suciedad.

Imaginemos que el ama de casa es mamá. Tiene un bebé de tres meses. El pequeño además de ponerse enfermo porque no digiere bien los tipos de alimentos recomendados porque el agua le sienta algo mal (ha pasado mucho tiempo dentro de un entorno acuático y el agua es baja en sodio) y las papillas no son de su gusto siempre, porque entre otras razones la madre en su juventud, prefirió pasar de pan y repostería y el niño ha salido con esa tendencia. Odia los cereales y los potitos que saben a dulce.

La madre se puede encontrar con el poco gusto de tener que limpiar algo que a todos nos huele mal y que ha podido pasar desapercibido, porque el pañal es antitranspirante, antigoteo y más grande que el pequeño. Hay niños que se lo callan todo. El niño está malito y la madre se pone mala. Es ley de vida, y supone que la madre debe tener apoyo y que todo no recaiga en ella, sin llegar a la anulación de eliminarle algo, que es normal como la cría del hijo o hija. No me refiero a que un hombre que trabaja muchas horas no tenga derecho al descanso, si no que una mujer debe tener su tiempo también y el matrimonio es a dos, si no hay hijos de por medio.

Me refiero que es interesante que tenga colaboración. Volviendo la madre, si se lee historias fragmentadas de psicoanálisis puede acabar pensado que los profesionales de la salud están locos.

Envidia del pene, complejo de castración, polimorfismo,...cuando las cosas son muy sencillas. El niño crece, se desarrolla y aprende reglas y formas de relacionarse o disfrutar y a competir. Lo importante es ser saludable y mejorar y aceptar los problemas cuando no queda más remedio.

La boca como fuente de placer es un invento relativamente moderno. La necesidad y la higiene es algo que da mayor serenidad y describe una realidad más normal. Al niño le cuesta modificar su estructura a un medio aeróbico y que se le desarrolle la nariz, los dientes y adaptarse a unos movimientos de lengua para poder hablar de forma que le hagan caso y no piensen que es un vago. Al niño le gustan más unas cosas y la educación de la madre en el tema culinario ha tenido que ser revisada. Había libros en los que se decía que había que meter azúcar o miel en el chupete y las dentaduras de los bebés se han ido deteriorando. No es lo mismo partir de cimientos sanos que de enfermos. Los propios pezones de la madre sufren y la higiene va cambiando, los productos para higiene son mejores.

El ama de casa cuando sale de la terapia con la idea de que la están tomando el pelo y ve que el niño tiene problemas típicos de la edad, o problemas que le vienen porque ella o su marido no tuvieron cuidado en algún sentido. Hay que favorecer que entienda, no que oculte y que separe. Se puede pasar el rato, pero la magnificación que se hace de la sexualidad y la genitalidad me hacen entrever que hay poca poesía en lo cotidiano o demasiada en manos del profesional. A veces no me extraña que las madres acaben comprando cosas absurdas por falta de comprensión. El niño como el adulto debe ser consciente de que le molesta ir sucio y que es recompensante que le ayuden en el momento que no puede porque es pequeño e indefenso, nada que ver con un ser aberrante o un monstruo.

La pareja tiene toda la atención puesta en el bebé. Hay casos dramáticos. Es un poco triste plantearse a nivel divulgativo y profesional que en vez de ver a un bebé con dientes, que pide algo más que pecho y que nos quedemos con la copla del que niño es un perverso, que en el futuro ha de pedir demasiado.

Las zonas erógenas (quizá en el futuro, si el aprendizaje es un poco exagerado) que se apuntan en el bebé son los focos de infección si el niño es desatendido y los que le harán que tenga problemas de desarrollo cuando sea mayor. La boca, el trasero o ano y se olvidan de otros puntos que al niño le estimula tanto o más como son el oído, la vista, el tacto,...y son los que dan al niño una mayor capacidad para relacionarse. Obviamente el centrar en estos puntos es hacer que la madre pierda el norte o el sentido y que sus relaciones sean raras.

Con estas discusiones es normal y con las frases traducidas de otros idiomas que el joven cuando sea mayor o la joven piense que para tener una pareja hay que escaparse y cuando surjan discusiones y protestas de todo tipo ir con la mentira por delante. Las cosas son más sencillas. La madre para castigarlo muchas veces, recurre a meter miedo con lo que más le gusta o lo que más le preocupan, temas cotidianos. Acabo de leer parte del caso de Juanito y con los datos que se dan tenemos que barajar que es un lenguaje metafórico, de hace dos siglos y que al estar traducido encubre lo que los gestos o las demostraciones de un médico haría en ese momento. Una madre y un padre es normal, que ante ciertas aseveraciones prefiera eludir cosas que son normales.

El famoso complejo de Edipo, viene a ser una prueba a los padres para ver cómo explican un proceso lógico y natural de forma simple. Hay personas que basarán su explicación en historias o fábulas, otros padres prefieren explicar de forma adaptada a la edad lo que tienen. Los niños que viven en ámbitos rurales en ese sentido suelen despertar antes y tienen otro tipo de problemas, lo ven en cada animal y en su pareja, y el aprendizaje que deben desarrollar adaptándose a los tiempos.

Volviendo al tema de la accidentabilidad del ama de casa y su bebé. El niño puede caerse en cualquier momento, tener alergias o ponerse enfermo de algo que se sabe o no. A veces son cosas sencillas y se provocan síntomas en determinados lugares y la mujer ha de capear con la falta de apoyo del varón que al llegar a casa no es capaz de cambiar los pañales. Entre olores muchas dejan de comer o les da asco algunas cosas que puedan recordar ciertos momentos del niño o de la niña. Y el niño no se calla.

La vida es así y tiene su puntillo.

En este artículo quiero indicar que la mujer está expuesta muchas veces porque no hace ejercicio, sale lo mínimo cuando engorda y recurre a esperar en vez de actuar frustrándose o deja de comer. Una persona que respira un aire que se no ventila, que no sale a al parque o un lugar sano, y que vive sólo para preparar comidas y hacer de inspector resulta algo frustrante y es normal que su estado de ánimo y físico se deteriore.

Cuando ve que sus hijos ya se valen y ella ha hecho toda su labor es lógico que sienta que las justificaciones que ha dado para hacer algo que no le gustaba, ya no le valen y tengan que andar detrás de su marido, o de lado en caso de que el hombre sea ya casi un desconocido. En otros casos han encontrado un sentido a algo que podría haber sido menos coste, por eso que llaman altruismo en beneficio de los hijos.

Muchos accidentes se producen por cansancio, por el esfuerzo no reconocido o porque la persona no sabe cómo pedir ayuda, ante un grupo de personas que sólo exigen lo que ellas quieren; y que cómo dirían en una entrevista, no valoran su opinión por no tener una imagen aceptable o dan mala imagen. La gente prefiere estar con quien le da cariño y no pase vergüenza.

Hay cuestiones curiosas. Ha mejorado el envasado y las fechas de caducidad son visibles para gente que ve como un microscopio. Un simple accidente puede ser no fijarse que ha comprado unas latas del siglo pasado o una carne en malas condiciones.

La forma de evitar accidentes pasa por hacer y observar cómo está todo, mejorarlo y hacer una vida sana. Si los hijos y el marido tienen sus derechos, la mujer también. Hay foros, instituciones y asociaciones de vecinas y de mujeres, que pueden recoger ideas y trabajar por la lucha de sus derechos en beneficio de una sociedad más justa.

A veces un hijo que ayude un rato en la cocina puede hacer que una mujer tenga su tiempo para ella o para descansar, así poderse levantar de mejor humor o salir y hacer aquellas cosas que son necesarias, o que su hija al volver del colegio le traiga el pan o la leche. Al principio, manchará, no le saldrá el plato o verá que siente vergüenza al intentar emular a su madre o padre, pero es un camino que tiene difícil retorno y que permite al joven sentir que sus padres le han dado la caña de pescar y no el pescado para el día de hoy.

El ama de casa es importante, y es bueno que tengan su día, y su reconocimiento. El Día de la Madre, parece ser la fecha más cercana a estas mujeres que a lo mejor no pisan una oficina o pisaron un taller en siglo pasado, pero que hacen que su pareja pueda trabajar, sus hijos estudien y trabajen. En fin, es un puesto de responsabilidad y merecen su reconocimiento y ellas saben que recompensa perder parte de la salud en el esfuerzo como le pasa al atleta o trabajador.

No tanto por obligación, si no por la satisfacción de haber hecho lo que debía y suponía ser importante para sacar adelante a una familia y darse el placer de perpetuar la especie que no es poco.


Mª Vega Funes Martínez
mfunes@psicologoalicante.com

Autor:    Mª Vega Funes Martínez | Area:    Psicología
Título:    Peligrosidad del oficio de ama de casa | Fecha de publicación:    14/05/2007 23:05:10
Etiquetas:    Amas de casa

Comentar el Artículo

¿Encuentras este artículo interesante?
Envíalo a SappiensSocial | Compartir en Facebook | Menéalo | reddit!

Otros Artículos de Mª Vega Funes Martínez
Otro Artículos de Psicología
Otros Artículos de Amas de casa

Google
 
Web Sappiens.com

¿Necesitas un Banner o Free Banners para tu sitio web o campaña publicitaria? Aquí tienes las nuevas plantillas de Adverstore

Subscríbete a la Newsletter Sappiens!

Únete a nuestro nuevo grupo en Facebook!

Otros Artículos de Mª Vega Funes Martínez
Psicología
Amas de casa

Cursos de
Psicología
Amas de casa

 
Inicio | Qué es Sappiens | Contactanos | Hazte SappiensArea Privada Sappiens  |  Publica en Sappiens
 
© 1999 - 2008. Sappiens.com. La Comunidad del Conocimiento