Ir a Sappiens Social >

Ir a Sappiens Community in English >
 
Inicio | Qué es Sappiens | Contactanos | Hazte SappiensArea Privada Sappiens  |  Publica en Sappiens

Estás aquí: Sappiens > Gestión de la Innovación > Artículos Perfil de miembro: Visitante


Búsqueda personalizada


Gestión de la Innovación Artículos | Websites | Libros | Glosario | Cursos

A. ¿Funcionará una intranet en mi empresa?





La eficacia de implantar una red Intranet en la organización está ya más que demostrada. Cisco, por ejemplo, ahorró unos 250.000 millones de pesetas interconectando a sus empleados el pasado año. Sin embargo, algunos empresarios se preguntan si esta aplicación funcionará en su empresa. Para conseguir la respuesta a esa pregunta, dicho empresario deberá contemplar el producto en sus dos dimensiones: la externa y la interna.

El producto en su dimensión externa es la oferta de la organización tal y como la reconocen los públicos externos (los clientes). Si es usted el propietario de un taller de reparación de automóviles una Intranet le hará poco papel. Antes le convendría hacerse con un software de agenda o similar. El empresario es quien más conoce su producto y quien tendrá mayor facilidad para saber si es susceptible de ser tratado mediante una Intranet.

El producto en su dimensión interna es el conjunto de trabajadores de la empresa. La Intranet es, sobre todo, una herramienta de marketing interno y, además, un instrumento creado por y para cubrir las necesidades de los trabajadores. El marketing, aplicado en el seno de la empresa, concibe al público interno como la primera variable del marketing mix: el producto. El empresario que se propone implementar una Intranet debe tener en cuenta a sus trabajadores tanto desde la perspectiva cuantitativa como desde la cualitativa. ¿Hay un número considerable de trabajadores como para hacerse con una Intranet? Si es usted el gerente de una gestoría con cinco trabajadores ubicados en la misma sala no le convendrá tener una Intranet sino un buen surtido de post-its o un simple hub. Desde la perspectiva cualitativa, el empresario debe ser consciente de que va a tener tres tipos de público claramente diferenciados: los adaptadores impulsivos, los reacios compulsivos y los adaptadores progresivos.

- El primero de esos grupos, el de los adaptadores impulsivos, es el formado por los amantes de las nuevas tecnologías, el de los trabajadores proclives a hacer servir los avances más recientes incluso aunque ello suponga un riesgo considerable: englobados en ese grupo se puede colocar a esos especuladores que hace apenas un año creían que Internet iba a dar la vuelta a la economía mundial y que se han desplomado con la caída de la bolsa.

- El segundo grupo, el de los reacios compulsivos es el que corresponde a los pesimistas natos. Son personas –generalmente de edad avanzada - que sienten un miedo absurdo hacia todo lo nuevo: aquellos que se ciegan con Internet porque permite la práctica del spam y no se quejan de encontrarse con el parabrisas del coche empapelado cada vez que lo dejan en un parking público; son los que censuran la Red porque permite acceder a contenidos pornográficos pero no el kiosco con revistas pornográficas en los laterales. Pero son, en la mayor parte de los casos, aquellos que tienen más dificultades para adaptarse a los entornos cambiantes.

- El último grupo es el d e esas personas que, con mayor o menor destreza, hacen lo posible por adaptarse a la nueva tecnología. Esos que hacen un uso progresivamente mayor de las nuevas aplicaciones.

El empresario debe saber discernir entre estos grupos y extraer conclusiones de ello. Aquella empresa que posea más trabajadores pertenecientes al primer y tercer grupo estará capacitada para implementar una Intranet. No obstante, si ese sector mayoritario es el compuesto por los adaptadores impulsivos deberá realizar un esfuerzo de contención para evitarse problemas. Por otra parte, la empresa que posea un público asentado en el grupo de los reacios compulsivos deberá tener presente que implementar una Intranet le supondrá un esfuerzo económico en formación considerable. Así pues, el empresario deberá formularse esta pregunta: ¿Voy a rentabilizar ese esfuerzo económico?

Si en los casos anteriores la respuesta es afirmativa, sin duda, la Intranet puede dar resultado en una organización. Eso sí, una vez separados los públi cos, usted deberá aplicar una estrategia de integración personali zada para cada público, incluso en ocasiones hacerlo para cada persona. Debe moderar a los incautos adaptadores precipitados, debe motivar a los complicados reacios impulsivos, y debe ayudar en cada uno de los problemas que le puedan surgir a los adaptadores progresivos.

---
Carlos Climente
cclimente@terra.es


*Para cualquier pregunta, podéis contactar al autor directamente o a través del foro de la comunidad. Gracias.


Autor:    Carlos Climente | Area:    Gestión de la Innovación
Título:    A. ¿Funcionará una intranet en mi empresa? | Fecha de publicación:    14/05/2001 10:32:09
Etiquetas:    Territorio intranet

Comentar el Artículo

¿Encuentras este artículo interesante?
Envíalo a SappiensSocial | Compartir en Facebook | Menéalo | reddit!

Otros Artículos de Carlos Climente
Otro Artículos de Gestión de la Innovación
Otros Artículos de Territorio intranet

Google
 
Web Sappiens.com

¿Necesitas un Banner o Free Banners para tu sitio web o campaña publicitaria? Aquí tienes las nuevas plantillas de Adverstore

Subscríbete a la Newsletter Sappiens!

Únete a nuestro nuevo grupo en Facebook!

Otros Artículos de Carlos Climente
Gestión de la Innovación
Territorio intranet

Cursos de
Gestión de la Innovación
Territorio intranet

 
Inicio | Qué es Sappiens | Contactanos | Hazte SappiensArea Privada Sappiens  |  Publica en Sappiens
 
© 1999 - 2008. Sappiens.com. La Comunidad del Conocimiento