Ir a Sappiens Social >

Ir a Sappiens Community in English >
 
Inicio | Qué es Sappiens | Contactanos | Hazte SappiensArea Privada Sappiens  |  Publica en Sappiens

Estás aquí: Sappiens > Educadores > Artículos Perfil de miembro: Visitante


Búsqueda personalizada


Educadores Artículos | Websites | Libros | Glosario | Cursos

¿Cómo influye el contexto social del niño en el aprendizaje y afianzamiento de la lectura?





1. Presentación

El proceso lector en el niño se inicia desde que éste tiene el primer contacto con el mundo exterior; es decir, desde que sale del vientre materno. Aquí se inicia su relación con el contexto y sus situaciones. A partir de este momento el espacio que lo rodea y el tiempo que define el ritmo de cada situación donde el niño se va a involucrar empieza a ejercer una influencia determinante en su conducta social y en cómo aprenderá la información propia de su cultura y de la historia de su pueblo.

El aprendizaje de signos y códigos es fundamentalmente cultural; de tal manera que dos hermanos, e incluso gemelos, que crecieron en contextos y culturas diferentes (donde se hablaron idiomas diferentes) aprenderían los signos y los códigos propios de las culturas locales. Por lo que puede afirmarse que los idiomas constituyen aprendizajes culturales que tienen poco que ver con la herencia biológica.

Así, el aprendizaje de la primera cultura -denominada materna- constituye la base interpretativa de referencia para el aprendizaje de las segundas o terceras lenguas; por lo cual, se puede afirmar que el aprendizaje de la lengua como expresión oral de un pueblo, comienza en los primeros meses de vida del niño. En cambio, el idioma, con todos sus signos y códigos lingüísticos, se aprende en la escuela;  y este aprendizaje complementario se denomina lengua escrita. En síntesis, el idioma en su conjunto abarca la expresión oral y escrita y constituye la herramienta principal para el aprendizaje de la cultura.

En el proceso de aprendizaje de la cultura entran en juego factores de carácter social; entre ellos los que conciernen a los fundamentos ideológicos de un pueblo, que se refieren fundamentalmente a las formas como se conciben las relaciones entre los sujetos y los sistemas sociales. Pero también en este mismo proceso de acercamiento a la aprehensión de la cultura local y nacional accedemos simultáneamente al aprendizaje de la cultura universal. Y en este mismo sentido, vamos adquiriendo conocimientos generales y particulares sobre temas de la ciencia, la técnica y la cultura; vamos, de hecho, conociendo cada vez mejor el desarrollo histórico de nuestra sociedad.

En el presente trabajo se presenta un estudio analítico sobre las preferencias iconográficas de los niños de educación preescolar; de igual forma se analiza el tipo de preferencias de lectura de los niños de educación primaria, en escuelas de educación pública y privada en la ciudad de Morelia, Mich., México.

Se pretende responder a preguntas como las siguientes: ¿Qué leen actualmente los niños? ¿Qué les gustaría leer? ¿Qué significados le atribuyen a lo que leen? ¿Qué debiera abordar un conjunto de lecturas básicas para niños? ¿Qué papel juega la imagen electrónica en la concepción cultural de los niños? ¿Qué imágenes gráficas expresan más comúnmente los niños?

2. La literatura infantil y la lectura

La literatura infantil se ha caracterizado principalmente porque aborda temas relacionados con los niños; es decir, los principales protagonistas son niños y niñas, menores de 15 años;  pero también es cierto que un enfoque de la literatura infantil concierne a la adaptación de grandes temas de la literatura universal, la ciencia y la cultura; es una adaptación de personajes y niveles de lenguaje correspondientes con el desarrollo psicosocial de los niños.

Sin embargo, un enfoque deseable para ser desarrollado con los niños es la literatura infantil creada por los propios niños; lo que simultáneamente fomentará la imaginación, y no necesariamente para formar literatos sino para el desarrollo de la creatividad, que es fuente importante para la formación del espíritu científico.

2.1 Las lecturas infantiles y las preferencias de los niños

En los temas infantiles es frecuente la mezcla de fantasía y realidad, por considerarla una característica propia de la etapa infantil. Tal es el caso de historias donde los animales hablan o donde los juguetes toman vida; ejemplos hay muchos y entre los más conocidos están Pinocho, el Gato con Botas, La Dama y el Vagabundo, Alicia en el País de las Maravillas o El Soldadito de Plomo.

En lo referente a los temas donde los niños son protagonistas, reconocemos a Hansel y Gretel, El Sastrecillo Valiente, La Niña de los Fósforos o Caperucita Roja. En estos temas se destacan virtudes y habilidades que exaltan el valor de la niñez y la limpieza de espíritu; la solidaridad, la honestidad, la valentía o la generosidad. Es decir, los temas infantiles están asociados frecuentemente al cultivo de los valores universales que han sido el fundamento del desarrollo del hombre.

En el caso de los cuentos y las fábulas, Esopo (s. VII-VI A. de C.) y Jean De La Fontaine (Francia, 1621-1691), son autores reconocidos a nivel universal; ellos hacían hablar a los personajes desarrollando temas sobre los valores y los antivalores; principalmente asociados al bien y al mal, pero sintetizaban la historia con una moraleja. Y la moraleja es una lección de moral o de buenas costumbres donde se privilegia el bien sobre el mal; es decir, donde el aprendizaje es derivado de la reflexión que hacen los lectores de la historia breve contada por los autores.

En el caso mexicano, el personaje de Cantinflas fue utilizado magistralmente para introducir a los niños en el mundo mágico de la literatura universal; contando las historias de manera chusca -muy al estilo de Cantinflas- que, cabe decirlo, sigue siendo un personaje mexicano con el cual se identifica la comedia cinematográfica y el ingenio de los latinoamericanos para resolver nuestros problemas de la vida cotidiana.

Como puede apreciarse, la literatura infantil se asocia con lo lúdico, con las buenas costumbres y los valores universales; y no podría ser de otra manera puesto que a los niños debemos educarlos en el marco axiológico de  la cultura universal y en el conocimiento de sus valores  que constituyen su identidad nacional, que es el fundamento de su desarrollo como ciudadanos y profesionales de su tiempo.

En resumen, puede afirmarse que este enfoque temático de la literatura infantil representa la inducción formal que hace la escuela para que el niño adquiera el gusto por la lectura; por el conocimiento de la historia y la cultura del hombre universal y la de su contexto nacional.

Sin embargo, no podemos negar que el niño está expuesto a la influencia de su contexto familiar y comunitario. En este entorno aprende buenas y malas costumbres, toma contacto con la mercadotecnia y los antivalores. Y uno de los factores que ejercen una influencia notable en su cultura es la televisión y, dado su carácter de medio electrónico audiovisual, le facilita el proceso de percepción, asimilación y práctica de valores y conductas no siempre benéficos para su desarrollo sociocultural. De tal manera que, en la actualidad, los niños latinoamericanos conocen mejor a personajes televisivos como Gokú o Gohan del Dragon Ball o Pikachu de Pokémon[2] que a héroes nacionales como Hidalgo, Bolívar, San Martín o Cienfuegos.

Una vez más, encontramos mezclados aquí conceptos y personajes de la vida real y de la fantasía; y son estos últimos los que se arraigan más fácilmente en las mentes infantiles. Ni hablar de Mikey Mouse, de Superman o de La Mujer Maravilla, que si bien su cotización ha venido a la baja frente a los personajes japoneses, siguen ejerciendo una influencia importante en las tres generaciones contemporáneas de niños, jóvenes y adultos que hemos vivido en el siglo XX y viviremos gran parte del siglo XXI. Pero cabe decir que, de acuerdo con algunos niños entrevistados sobre las preferencias de los dibujos animados japoneses (cartoons, chiquilladas o caricaturas) frente a los norteamericanos, argumentan que sus historias les parecen "bobas" y predecibles; siempre cuentan la misma historia donde los buenos siempre son los blancos; los malos son los latinos, los negros o los chinos -lo que, al mismo tiempo, incide en el fomento del racismo y en la venta de una imagen de superhéroe norteamericano, todopoderoso que justifica la muerte de sus adversarios como un acto de justicia-. 

En cambio, el personaje japonés es protagonista de historias fantásticas pero más enmarcadas en el misterio místico, en los valores y la disciplina orientales, en la defensa de  los débiles y en el fomento del valor de la amistad y en el respeto a la muerte como una etapa de la existencia; no como algo a que se le tema sino como esperanza de un mundo mejor. Y estos conceptos sobre la amistad y la muerte coinciden mucho con la idiosincrasia del mexicano y del latinoamericano, para quienes la amistad tiene un valor muy amplio, casi mítico y la muerte es una imagen a la que se le teme, pero simultáneamente se le venera y se le bromea. Aunque cabe mencionar que el ingrediente de violencia sigue estando presente tanto en las series de dibujos animados norteamericanos como en los japoneses.  

Por otra parte, si queremos ser aún más perspicaces, veremos que los personajes europeos forman parte del siglo XIX, pues su influencia cultural y científica fue altamente relevante, pero paradójicamente motivó grandes revoluciones sociales en Latinoamérica. Y en el mismo sentido, los héroes norteamericanos ejercieron una fuerte influencia hasta la década de los noventa; pero a finales del siglo XX y principios del XXI se ha venido consolidando la cultura japonesa, asociada siempre con el paradigma electrónico y de la miniatura[3].

A nivel mundial, estas dos culturas -la norteamericana y la nipona- se siguen disputando el mercado de la economía, la política y la cultura universal. Aunque es importante hacer notar que México está volviendo su interés hacia la vieja Europa; la Europa de la cultura, la del hombre universal, que también es la Europa del comercio mundial. Por lo cual no debe extrañarnos que la cultura latina se esté imponiendo en los gustos musicales  y literarios y esperemos que pronto encontremos espacios de expresión para exponer nuestra inteligencia y habilidades en el campo de la ciencia y la tecnología.

3. La aprehensión de la lectura en el niño

La lectura constituye un vínculo entre el niño y su historia. Es uno de los medios más importantes por el cual aprende los conocimientos registrados sobre los hechos y las situaciones de su entorno. La lectura es la identificación de los símbolos impresos o escritos y su reconocimiento en un contexto determinado. La lectura es una llave para escudriñar el pasado, para leer el presente y para dibujar el futuro; por medio de la lectura sabemos quiénes fueron y qué hicieron los aztecas, los incas, los egipcios y los griegos; sabemos también qué significan, en el contexto de la historia, las murallas, los ríos y los mares; sabemos también el valor de los bosques, de los minerales y de los hidrocarburos. Por medio de la lectura hemos aprendido que existieron grandes expediciones en busca de El Dorado o de las grandes plantaciones de caucho, de tabaco o de cacao.

Pero la lectura sin la escritura perdería gran parte de su sentido: la escritura es la historia impresa de las virtudes y de las barbaridades del hombre. Gracias a la escritura conocemos actualmente grandes historias, hermosos poemas y grandes obras de la literatura universal. Por lo tanto, la lectura tiene sentido e intención; la lectura es el direccionamiento del intelecto hacia un interés determinado; sin interés no hay lectura que valga y sin lectura no hay conexión con el mundo que nos rodea.

En este sentido, la lectura en los niños y para niños ha de estar sustentada en su propio interés. En los primeros años es importante leerle a los niños y contarles historias que logren interesarles; que produzcan en sus ojos el brillo del encanto por la historia y por la entonación de la voz de quien la cuenta. Saber leer es muy importante (tanto como saber escribir), pero saber contar las historias es un complemento necesario en la función docente. Así, la docencia exige, no solamente el dominio de un contenido y de una técnica, sino las habilidades y la capacidad para contar el contenido y para situarlo en el contexto donde es significativo para el alumno.

La literatura infantil es una especialidad que conjunta sencillez, claridad en los conceptos, calidez en sus frases y precisión en los datos, pues no hay que olvidar que el niño es lógico y directo; es creativo y dinámico pero, fundamentalmente, sensible y abierto al aprendizaje.

En el proceso perceptivo o de introducción a la lectura en los primeros años del niño, la vista y el oído juegan un papel determinante; lo que ven y escuchan lo asocian para identificar su significado; así, una letra tiene para el niño un sonido propio, pero también es una imagen que, si bien puede ser similar a otra, en el proceso de aprehensión de la lectura el niño va discriminando las características que corresponden a cada signo escrito. Esta discriminación visual y fónica[4] constituyen el punto de partida para el aprendizaje de la lectura; en esta etapa la visión del niño es más fija que dinámica pues el reconocimiento de los signos le hace centrar su atención visual en las características de las letras; su contraparte auditiva requiere de tiempo para establecer la correspondencia entre grafema y fonema -de allí que la pronunciación de las letras y su significado sea una consecuencia de dicha correspondencia mental y contextual-.

4. La expresión oral y gráfica de los niños

Esta parte del trabajo es la sistematización de información valiosa, producto de la aplicación de instrumentos de campo realizada con niños y docentes de educación preescolar y primaria, en escuelas públicas y privadas de los municipios de Indaparapeo y Morelia, del estado de Michoacán, México. Consta de un análisis de respuestas y de los dibujos de los niños.

En cuanto a las educadoras y los niños del nivel de preescolar, la información se divide en dos partes; por un lado, se presentan las aportaciones de las educadoras y por otro, las expresiones de los niños de manera sucesiva.

Las educadoras introducen al niño al mundo de la lectura, escribiendo y leyendo todos los días la fecha y el lugar donde se sitúan los jardines de niños, realizando ejercicios y  juegos con su nombre y leyéndoles cuentos e historias. A elección de la educadora, hace pausas para interrogar a los niños sobre lo que les motiva el desarrollo de la historia y sus personajes; aquí son utilizados los libros de cuentos y leyendas y el de rimas y adivinanzas, que se citan al final de este trabajo.

Los temas que más les gusta escuchar a los niños son los de príncipes y princesas, cuando éstos son contados por la educadora, o bien los cuentos e historias que narran aventuras por medio de ilustraciones a color. Los temas que con mayor frecuencia desarrolla la educadora en forma de cuentos se refieren a fábulas con moralejas o narraciones que se vinculen con la temática de los proyectos que se estén llevando a cabo en el Jardín, puesto que en la educación preescolar de México se ha adoptado el método de proyectos, donde los niños juegan un papel determinante en su elección temática.

De manera particular, los niños preescolares prefieren los denominados cuentos tradicionales como Blanca Nieves y los Siete Enanos, Caperucita Roja, Bambi, La casita de chocolate, Dumbo, El Rey León y Tarzán. Y entre los personajes favoritos de televisión destacan a El Chavo del ocho, Popeye, Barney, Dragon Ball Z y Rugrats. Al preguntarle a los niños con qué personaje de los mencionados se identifican más destacan que con Popeye porque come espinacas y con Gohan (de la serie de Dragon Ball) porque pelea; o con El Chavo porque llora cuando le pegan o con Bugs Bunny porque come zanahorias. Entre los libros que desearían tener los niños en su biblioteca del Jardín coinciden en que deben ser cuentos como los de Caperucita Roja, Pedro y el lobo, Tarzán e historias de animales.

Como puede apreciarse, en esta edad (entre los cinco y los seis años) el niño expresa preferencias de literatura infantil del corte tradicional puesto que son estas historias las que por generaciones han sido el paradigma del cuento infantil dentro y fuera de la escuela; son historias plenas de fantasía, de reinos de opulencia donde los animales hablan, las brujas son feas y malas (el valor del mal) y las hadas madrinas son todo bondad y buenos deseos (el bien). Sin embargo, en el desarrollo de los proyectos del Jardín de Niños, se evidencia su capacidad creativa y los niños demuestran sus dotes de literatos infantiles pues logran darle forma a historias construidas por ellos y es esta literatura infantil, la que es construida por los niños, la que debiera privar en las escuelas de educación temprana, pues el desarrollo de la creatividad de los niños es base fundamental para la estimulación y desarrollo del espíritu científico.

En esta parte del trabajo se presentan de manera simultánea las preferencias de los niños de escuelas públicas y privadas; de manera sucesiva se presentan los resultados de los niños de primero, luego los de tercero y, finalmente, los de quinto grado.

En la primaria oficial, los niños de primer grado revelan como preferencias de lectura a Caperucita Roja, a los comics y al cuento de Ricitos de Oro; los niños de la escuela privada, destacan que leen un libro de tema no especificado, otros sobre los dinosaurios y en igual proporción diversos cuentos y la historia de Pinocho. En relación con los libros que les gustaría leer, destacan en un 40% el tema de los dinosaurios y otras historias en versión de comics; en cuanto a la relación que estas lecturas guardan con el entorno, según los niños, los de la escuela pública los vinculan con el campo y los de la privada sólo señalan que sí se relaciona. En relación con los personajes con quienes más se identifican los niños de la escuela pública y de la privada coinciden en el Pikachu de la serie Pokémon;  siguiéndole en importancia el personaje de Arnold (de la serie ¡Hey Arnold!) y en el mismo sentido el personaje de Pikachu es señalado como el favorito de los niños.

En la escuela pública, los niños quisieran tener más libros sobre Español, sobre actividades lúdicas y experimentales y otros que se denominan Juguemos a Leer. En la escuela privada, los niños refieren a los libros de dinosaurios como los que quisieran tener en mayor cantidad en su biblioteca escolar.

Finalmente, uno de los aportes más valiosos que nos han proporcionado los niños es el de sus dibujos; cada uno de ellos expresa temas diversos como cuadernos, lápices, enciclopedias, animales, cuadros, el sol, el universo, dinosaurios, tortugas, víboras, cosas, señales, el Pikachu , Ash (ambos personajes de la serie Pokémon), niños, la tierra, fantasmas y coches.

Como puede apreciarse, los intereses de lectura de los niños de primer grado son similares en la escuela pública y privada: aquí cabe decir que ambas escuelas se ubican en una zona de la ciudad de Morelia, donde los ingresos pueden catalogarse como de estrato medio alto. Los niños del tercer grado se encuentran más incorporados a la escuela como institución; sus lecturas preferidas, además de las necesarias para hacer sus deberes o tareas, son libros, periódicos, enciclopedias y revistas. Sin embargo, a los niños de la escuela privada les interesaría leer más sobre historias de terror o de espanto y dobre animales; ocupando casi el 40% el interés de los niños por estos temas en contra de un escaso 7% referido al interés científico.

Pero a pesar de su integración a la escuela, los niños del tercer grado aún prefieren las historias y las fantasías por encima del conocimiento de la naturaleza y de la vida social. Aunque, si bien el interés de los niños de primer grado aún es ganado por la fantasía, en los niños de tercero todavía esta preferencia ocupa un porcentaje importante. Los temas de las lecturas que hacen los niños, a su juicio, se vinculan directamente con el mundo que los rodea, lo cual no es extraño si consideramos que entre los 8 y los 9 años no han definido aún con precisión la frontera entre la realidad y la fantasía.

En cuanto a los personajes favoritos de televisión, en esta edad, ya se asocian los dibujos animados con personajes de series actuadas de televisión; por lo que en esta exploración encontramos a personajes como Pikachu, Garfield (gato), Ash, Jurassic Park, Daniela Luján y el Correcaminos (beep beep o run runner). De igual manera los personajes con quienes más se identifican estos niños son: Ana y Pedro (personajes de serie de televisión), Pikachu, Ash, y Tom y Jerry. Aquí podemos observar cómo los niños a esta edad empiezan a transmutar sus intereses entre el dibujo animado y el personaje real; ya sea de telenovela o de cine.

En cuanto a la pregunta 6 (sobre los libros que elegirían los niños para su biblioteca), se vuelve a presentar la combinación de preferencias de lectura entre los temas de cuentos e historias fantásticas y los temas sobre la naturaleza, las ciencias naturales y los animales. Y aquí se observa, de acuerdo con la serie presentada en la sección de anexos, cómo los temas científicos ocupan el último lugar en las preferencias de lectura de los niños.

En relación con los dibujos de los niños de tercer grado,  los temas de alegría, televisión, niños, perros, flores o pelotas son recurrentes; de lo cual se puede inferir que el juego ocupa un lugar muy importante en los niños de 7 u 8 años y, una vez más, el tema de la ciencia escasamente alcanza el 2% en el interés del niño.

Los niños de quinto grado, cuya edad se sitúa entre los 10 y los 11 años, prefieren la lectura de comics después de realizar sus deberes o tareas y les gustaría leer temas relacionados con el espacio, el deporte, el arte y las historias en comics. Si bien los niños de primero y tercer grado se identifican fuertemente con el personaje de Pikachu de la serie Pokémon, podría pensarse que en los niños de quinto grado este interés puede ser desplazado por otros temas como la historia, el cuerpo humano, el fútbol, los artistas de televisión y los temas de la vida real. Sin embargo, el personaje favorito de estos niños es, en primer término, Pikachu, seguido de Bart Simpson, Tamara, Homero Simpson e Infinito. También destacan en las preferencias de personajes de televisión jugadores del fútbol nacionales. Los personajes que son modelo de identificación para los niños son: Natalia, los cantantes de pop Five Club 7 y, evidentemente, los de la serie Pokémon.

Entre los libros que los niños de quinto grado desearían tener en su biblioteca, destacan los de suspenso, terror, aventuras y  comics; y los de Español, Matemáticas o de Ciencias Naturales se ubican en el más bajo nivel de interés.  En síntesis, la labor de la escuela es una tarea ardua que enfrenta una competencia desleal frente a la influencia de la televisión y del medio que rodea al niño. No obstante, su labor socializadora se cumple en lo que corresponde a la educación primaria básica, pero también es cierto que aún la escuela no logra interesar suficientemente a los niños por la literatura como medio para estimular el cultivo del espíritu científico o del gusto por la ciencia natural y social.

5. ¿Cómo se refuerza la lectura y la literatura infantil en México?

La escuela mexicana tiene plena conciencia del problema mencionado y ha hecho el esfuerzo por proporcionarle a las educadoras de preescolar y a los profesores de educación primaria, diversos materiales bibliográficos que les auxilien en el desarrollo de su ejercicio docente. Estos materiales son de una gran riqueza didáctica y lúdica, pero pareciera ser que el horario que tienen asignado los docentes de la educación básica no les es suficiente para el desahogo temático de los programas oficiales, por lo que el apoyo en los materiales bibliográficos mencionados resulta inocuo.

Sin embargo, es muy importante precisar que este esfuerzo editorial para el fortalecimiento de la lectura y de la literatura infantil se han concretado 30 obras que constituyen los paquetes de Rincones de Lectura; de estos, 13 se detallan en la ponencia in extenso; es este resumen, sólo se presentan 3, por razones de tiempo y espacio. Tampoco se incluyen los anexos, ya que estos forman parte del documento completo que se entrega a la  organización del Congreso. Las tres obras constan de Título, Autores, Propósito y Enfoque Temático.

 1. TÍTULO: "Formación de lectores II"

 AUTORES: Equipo de Responsable del Programa Nacional para el Fortalecimiento de la Lectura y la Escritura en Educación Básica (PRONALEES). Secretaría de Educación en el Estado de Michoacán. Subsecretaría de Educación Básica. Dirección de Educación Primaria. Departamento de Proyectos Académicos. Morelia, Mich., México, 1999, 68 p.p.

PROPÓSITO: Ofrecer un espacio de que permita a los maestros estimular su desarrollo lector, así como la reflexión y construcción de estrategias para la formación de lectores en la educación primaria. A partir de la expresión de sus experiencias con sus colegas, el docente va experimentando una mayor confianza, compartiendo sus puntos de vista en relación con la palabra escrita, lo cual lo estimula para diseñar estrategias de trabajo, para desarrollarlas con sus alumnos en el aula.

ENFOQUE TEMÁTCO: En el volumen se ofrece un conjunto de lecturas para estimular la creatividad de maestros y alumnos en el salón de clases. Entre las lecturas incluidas en esta especie de antología destacan:  

Un verano inolvidable (Margarita Gómez Palacio). Este cuento se trabaja a través de una dramatización de la historia; da cabida a la creatividad y se recomienda para niños del tercer grado de educación primaria.

Abcwalsh. Maneras de reinar sobre la palabra (Lidia Blanco). En esta obra, María Elena Walsh (argentina), escritora de literatura para niños y canta-autora, entre otras virtudes escribió diversas obras sobre la lectura y la literatura infantil y destaca que desde muy temprana edad le fascinaron los cuentos de "Las mil y una noches". De hecho, en este documento que se incluye en la antología, Walsh revela su trayecto histórico personal en el campo de las letras; lo cual sirve de ejemplo para enfocar el análisis de las preferencias literarias de los niños.

Cervantes, lector de lectores (Evelyn Arizpe). En esta referencia al Quijote se menciona a los libros de caballería como la causa de la locura de Don Quijote de la Mancha y, por lo tanto, la decisión del cura, el barbero y la sobrina de éste es echarlos a la hoguera por "disparatados". En uno de los pasajes de la historia, el cura y el barbero se hallan en la venta y le comentan al ventero la decisión que han tomado en relación con los libros mencionados, en torno a lo cual el ventero señala que no todos libros de caballería son nocivos pues gran parte de ellos a él lo divierten… Estas referencias se pueden utilizar en la escuela para abordar el tema de las preferencias y gustos personales por la lectura, pues lo que a algunos disgusta a otros agrada, y estos niveles discriminativos tienen una correspondencia coherente con la experiencia y el entorno sociocultural de los lectores.

Los textos escolares: un capítulo aparte (Ana María Kaufman y María Elena Rodríguez). En este material se presenta una propuesta de cómo seleccionar los textos escolares, cómo usarlos y cómo no escolarizarlos. Entre los criterios básicos para su selección pueden citarse al tipo de tarea o propósito; su funcionalidad,  sus enfoques socioculturales, la lecturabilidad y su aplicación en situaciones de la vida real.

Otros temas que son importantes de destacar en esta antología son La lectura y los valores (Teresa Compean de Carrera). La fisiología de la lectura (Felipe Garrido). La enseñanza de la lengua escrita y su repercusión en la formación de lectores (Dra. Emilia Ferreiro). La familia y el desarrollo lector (Sonia Rodrigues Mota). Los padres y la lectura (Susana Weisser). ¿Qué hacer para que los niños lean y escriban? Ideas útiles para las mamás y los papás (Gloria Elena Bernal). Había una vez un rey… lectura de un cuento.

Esta antología es desarrollada con profesores del PRONALEES a manera de taller educativo, donde los actores principales son los docentes y sus referentes inmediatos son los niños;  puesto que es con ellos con quienes los profesores experimentan sus estrategias de trabajo al mismo tiempo que son retroalimentados por la creatividad de sus alumnos. Pues no hay que olvidar que la lectura es recreación pero que no está antes de la palabra ni del contexto sociocultural que rodea a los sujetos: es una consecuencia de las observaciones y de las experiencias contextuales de los escritores; de alguna manera es la reestructuración de la historia social que pasa por la experiencia de cada sujeto que escribe, de quien escribe con el propósito de compartir sus puntos de vista con otros sujetos que tienen experiencias diferentes y singulares. Por lo tanto, el gusto por la lectura se genera cuando existe una conexión del sujeto que lee con su experiencia y sus valores. Así, la lectura obligada no impacta de igual forma en el marco conceptual y valórico de los sujetos como lo hace la lectura, que se hace por el simple placer de leer.

2. TÍTULO: "Cómo impartir un taller de lectura en preescolar".

AUTORAS: María Cecilia Fierro Evans y Regina Martínez-Parente Zubiría.

PROPÓSITO: Este libro se enmarca en el conjunto de tareas que se desprenden del Programa Nacional Año de la Lectura 1999-2000 (Leer para ser mejores), puesto en marcha por la presidencia de la república en el mes de abril de 1999. Esta obra, a decir de sus autoras, ofrece una serie de actividades y "sugerencias para disfrutar con los niños un rato de cuentos, juegos y algo más". Esta propuesta educativa se orienta a explorar las posibilidades de utilización del acervo de Rincones de Lectura en el nivel preescolar. Es el resultado de una investigación con educadoras de ocho estados de la república mexicana, centrando el interés fundamental de la educación y la lectura en los niños.

ENFOQUE TEMÁTICO: Este libro ha sido de gran utilidad para las educadoras de preescolar pues, además de que les proporciona métodos para organizar los libros, también les sugiere cómo explotar al máximo las posibilidades didácticas del paquete de libros que cada Jardín de Niños tiene a su disposición para el fortalecimiento de la lectura. Destacan ideas como explorar y descubrir libros, ideas que se le plantean a los niños para motivarlos a que entren en contacto con las obras. Y para estimular la expresión oral de los niños, hay un capítulo que se denomina ¿De cuántas formas te lo cuento? En esta parte del libro la actividad se centra en la participación de los niños escuchando cuentos, contando cuentos, construyendo historias y expresando las ideas que le motiva las lecturas que hace la educadora. En otra parte de la obra se lleva a los niños al campo de la expresión artística explorando la expresión teatral, musical y literaria. Y el libro termina con un conjunto de sugerencias para niños de 4 a 6 años de edad.

3. TÍTULO: "Cuchillito de palo". Actividades y juegos para leer y escribir con gusto.

AUTORES: Gerardo Cirianni, Carola Díez y Miguel Ángel Sánchez.

PROPÓSITO: El cuchillito de palo es una obra que sigue insistiendo después de cuatro años a la fecha en el propósito de leer y escribir en el salón de clases. De hecho, de esta insistencia permanente se deriva su nombre. Se insiste en la práctica de la lectura y la escritura en la educación primaria y es una especie de manual para el manejo de los libros del paquete de Rincones de Lectura y de Siembra Menuda. Un antecedente de Cuchillito de palo es la obra Acto seguido, en la cual se ponía el énfasis en el análisis lingüístico e informativo de los paquetes antes mencionados.

ENFOQUE TEMÁTICO: En Cuchillito de palo se proponen diversas lecturas en voz alta, entre las cuales destacan  La abeja haragana, María la curandera, El labrador y sus hijos, ¿A qué huelen las guayabas?, La legión de la tarántula, La lechera y el cántaro, Teseo y el Minotauro, El abuelo ya no duerme en el armario, El carretero y el Atlas e Ideas para cualquier cartel-cuento. Al final de cada historia se plantea un conjunto de actividades en las que participan los niños; unas se refieren a la búsqueda de significados de palabras y otras a la realización de tareas orales o escritas para la explicación o socialización de los significados de las historias contadas. De manera paulatina se introduce a los niños a la escritura y a la expresión literaria para concluir en la creación de pequeñas historias o expresiones iconográficas que ilustran ideas o situaciones; con lo cual se pretende estimular la sensibilidad por la lectura y por la expresión escrita de las ideas, pero, fundamentalmente, se cimentan las bases necesarias para la formación del espíritu científico en los niños.

---

[1] El autor es Doctor en Ciencias de la Educación por la Universidad de Caen, Francia en junio de 1984. Actualmente, ocupa el cargo de Coordinador General de la Comisión Estatal para la Planeación de la Educación Superior en Michoacán. Coautor y coordinador del libro Los Valores en Educación Básica, SEE, agosto de 1999; de Formación de Formadores, Edit. Trillas, México, 3ª. Reimpresión, marzo de 2000; y de Los Escenarios de la Construcción Democrática, Edic. de la UMSNH, Morelia, Mich. México. Autor de artículos sobre educación en Contexto Educativo, Revista Digital de Educación y Nuevas Tecnologías, Buenos Aires, Argentina, sitio web http://contexto-educativo.com.ar

[2] Carreño González Salvador. Entrevista con Pikachu, estrella de la popular serie japonesa de televisión Pokémon, en: Panorama Universitario, No. 50, abril de 2000, México, D. F., (12-13), 28 p.p.

[3] Alanis Huerta, Antonio. ¿Hacia un curriculum convergente para el posgrado? (Posibles tendencias internacionales del curriculum del siglo XXI), numeral 2.2. La imposición de la modalidad japonesa en la integración  de los bloques regionales, en: Pedagogía, Universidad Pedagógica Nacional en Sinaloa, México. Año 5 No. 9, diciembre de 1995.

[4] Cabrera F., Donoso T. y Marín Ma. A. El proceso lector y su evaluación. Editorial Laertes, Serie Pedagogía, cap. I, (23-50)  p. 31, Barcelona, España, primera edición, 1994, 220 p.p.

---
Dr. Antonio Alanís Huerta
dralanis@prodigy.net.mx

El autor es Doctor en Ciencias de la Educación por la Universidad de Caen, Francia. Es Consejero Electoral integrante del Consejo General del Instituto Electoral de Michoacán (IEM) para el período 2001-2005. Actualmente funge como Coordinador General de la Comisión Estatal para la Planeación de la Educación Superior en Michoacán (COEPES) en México.


Autor:    Antonio Alanís Huerta | Area:    Educadores
Título:    ¿Cómo influye el contexto social del niño en el aprendizaje y afianzamiento de la lectura? | Fecha de publicación:    13/08/2001 14:31:09
Etiquetas:    Pedagogía aplicada

Comentar el Artículo

¿Encuentras este artículo interesante?
Envíalo a SappiensSocial | Compartir en Facebook | Menéalo | reddit!

Otros Artículos de Antonio Alanís Huerta
Otro Artículos de Educadores
Otros Artículos de Pedagogía aplicada

Google
 
Web Sappiens.com

¿Necesitas un Banner o Free Banners para tu sitio web o campaña publicitaria? Aquí tienes las nuevas plantillas de Adverstore

Subscríbete a la Newsletter Sappiens!

Únete a nuestro nuevo grupo en Facebook!

Otros Artículos de Antonio Alanís Huerta
Educadores
Pedagogía aplicada

Cursos de
Educadores
Pedagogía aplicada

 
Inicio | Qué es Sappiens | Contactanos | Hazte SappiensArea Privada Sappiens  |  Publica en Sappiens
 
© 1999 - 2008. Sappiens.com. La Comunidad del Conocimiento